Sandoval capturó la bola de foul que pegó su compatriota el receptor Salvador Pérez y que fue el último out que definió el sétimo juego

 30 octubre, 2014
El venezolano Pablo Sandoval fue la figura de la Serie Mundial y la estrella de los Gigantes para alcanzar el título.
El venezolano Pablo Sandoval fue la figura de la Serie Mundial y la estrella de los Gigantes para alcanzar el título.

Kansas City

El tercera base venezolano Pablo Sandoval puso el sabor latinoamericano a la Serie Mundial al cumplir la tarea de anotar la carrera que dio el título a los Gigantes de San Francisco por 3-2 sobre los Reales de Kansas City y conseguir el tercer título en tres años.

A lo largo de la serie del Clásico de Otoño, Sandoval fue jugador clave para los Gigantes, pero brilló aún más al saber coronar su actuación en el juego final por el título al anotar dos de las tres carreras de la novena de San Francisco, incluida la que marcó la diferencia.

Sandoval pisó la caja registradora del Kauffman Stadium en el cuarto episodio para silenciar a los 40.535 asistentes al campo de juego de los Reales.

El venezolano de 28 años de edad, nacido en Puerto Cabello, llegó a timbrar la contadora empujado con batazo sencillo por el jardín derecho que conectó el bateador designado Michael Morse.

Fue la carrera que ayudó a los Gigantes a romper un empate en la pizarra y la que dejaría a los Reales sin posibilidades de remontarla.

Sandoval ya había timbrado la registradora en el segundo episodio, con volado de sacrificio de Morse.

El venezolano se encargó de abrir el movimiento de la pizarra y de sellar el triunfo.

Sandoval además se fue perfecto con el bate al pegar tres veces en las tres oportunidades que tuvo ante los disparos del bullpen de los Reales.

El antesalista concluyó la serie con .429 de promedio de bateo, el más alto del equipo, que unido al logrado en las dos anteriores en las que también participó, tras 12 juegos, lo dejó en .426.

Los únicos que lo superan en la historia de la Serie Mundial entre todos los que han consumido por lo menos 40 turnos son el dominicano David Ortiz (.455) y Bobby Brown (439) .

"Increíble, increíble", repetía Sandoval al concluir el partido. "Esto significa mucho, es una dinastía bien bonita, se la debemos al gran compañerismo que tenemos. No es hora de pensar en el futuro, sino de celebrar y después descansar".

Sandoval también fue el que capturó la bola de "foul" que pegó su compatriota el receptor Salvador Pérez y que fue el último "out" del partido con el que también logró tres títulos.

El toletero venezolano podría haber disputado el último partido con los Gigantes al convertirse en agente libre nada más concluir la temporada.

"Esto es demasiado", declaró Sandoval tras haber completado otro partido memorable por la aportación oportuna que hizo al equipo. "Todo es posible en la vida".

Gracias a la labor de Sandoval, los Gigantes hacen historia con tres títulos en cinco años. Asimismo, es el primero equipo que lo consigue desde 194-21946 por los Cardenales de San Luis, también fueron los primeros que ganaron un sétimo juego de la Serie Mundial como visitante desde los Piratas de Pittsburgh en 1979.

El título es el octavo de la franquicia de los Gigantes y tercero desde que se mudaron de Nueva York a San Francisco en 1958. Los únicos equipos que han ganado tantas o más Series Mundiales son los Yanquis de Nueva York (27), los Cardenales (11), los Atléticos de Filadelfia-Oakland (9) y los Medias Rojas de Boston (8).

Sandoval también estableció su propia marca individual al pegar un doblete en la parte alta del octavo capítulo que le permitió llegar a los 26 imparables en la fase final del 2014.