En la semifinal, el canadiense intentó pasar al jamaiquino en los últimos metros

Por: Esteban Valverde 18 agosto, 2016
De Grasse y Bolt cerraron la semifinal sonriendo. Los dos atletas se toparán nuevamente hoy en la final de los 200 metros. | AP
De Grasse y Bolt cerraron la semifinal sonriendo. Los dos atletas se toparán nuevamente hoy en la final de los 200 metros. | AP

Usain Bolt aprovechó la semifinal de los 200 metros planos para mandarle un mensaje al canadiense Andre De Grasse.

El jamaiquino seguro de la victoria, desaceleró hacia el final. Cuando vio que se le acercaba un rival, apuró el paso lo suficiente como pare terminar por delante y cruzó la meta haciéndole un gesto a su intrépido contrincante con un dedo, como diciéndole “no me vas a pasar”.

De Grasse y Bolt continuaron riendo y según una nota publicada por el diario The Telegraph , el caribeño le dijo unas palabras al canadiense: “No lo intentes y derrótame”. Así, medio en broma, el reto quedó para la final de los 200, la cual se disputará hoy a las 7:30 p. m.

El tiempo de Usain en este heat fue de 19.78, mientras que su más cercano competidor logró 19.80.

Bolt ya se alzó con el oro en los 100, misma prueba en la que De Grasse fue plata; ahora, buscará su octavo oro olímpico, de nueve posibles, debido a que también le resta el relevo de 4x100.

De lograrlo, Usain será el primer atleta en conseguir un tercer triplete de oros, de forma consecutiva, porque ya lo obtuvo en Londres 2012 y Pekín 2008.

Ya el Rayo ha dicho que el canadiense tiene un gran futuro por lo que se nota que podría enfrascarse en un pique interesante con él.

El otro gran rival del caribeño será el estadounidense LaShawn Merritt, quien en la fase clasificatoria a la final dejó el cronómetro en 19.94.

Si los pronósticos de la ronda previa se cumplen, entre el jamaiquino, el estadounidense y el canadiense están las tres medallas que se entregarán esta noche.

La meta del caribeño. Usain Bolt dejó claro desde la previa de las justas que lo que quiere es superar el récord mundial.

Pese a que la marca le pertenece, el velocista tiene entre ceja y ceja ser el primer atleta en correr la prueba por debajo de los 19 segundos.

“Creo que puedo hacerlo si logro descansar bien después de las semifinales. Voy a dejarlo todo en la pista y haré todo por conseguirlo, esa es la meta desde el inicio en los Juegos Olímpicos y por eso trabajaré”, enfatizó.

En las semifinales, Usain ya dio un mensaje de que anda en buen tono, porque superó la mejor marca que había hecho en el 2016, 19,89 segundos.