Hubo personas que llegaron de diferentes partes del país para decir presente en la "cleteada" junto al ídolo tico

Por: Fanny Tayver Marín 12 julio, 2015
Andrey Amador pedaleó junto a los fiebres del ciclismo en Cartago. La actividad remató en el Paseo Metrópoli.
Andrey Amador pedaleó junto a los fiebres del ciclismo en Cartago. La actividad remató en el Paseo Metrópoli.

Cartago

Después de entrenarse durante toda la mañana, Andrey Amador acudió al Museo Municipal de Cartago con la expectativa de descubrir cuántos ciclistas se harían presentes a la "cleteada" por las ciclovías de la Vieja Metrópoli.

Cuando vio que eran más de 100 corredores, se emocionó.

"No esperaba ver a tanta gente y estoy muy contento de poder estar compartiendo con los que siempre nos han apoyado. Estoy muy agradecido por estas cosas que le elevan la motivación a uno", manifestó Amador a La Nación.

— Fanny Tayver Marín (@FannyT_LN) julio 12, 2015Y agregó: "El paseo por la ciclovía fue muy bonito, yo creo que el futuro está en la bicicleta, es la manera más saludable de transportarse y ayuda a que haya menos contaminación; ojalá que adoptemos la costumbre de movilizarnos en bicicleta".

Cristian fue el favorecido. En un principio se iba a rifar un uniforme de Movistar Team, pero era tanta la cantidad de personas que querían ver al ídolo costarricense que obtuvo el cuarto lugar en la clasificación general del Giro de Italia, que el sorteo resultaba imposible.

Si tiraban el uniforme, resultaba peligroso, así que Andrey eligió a quién se le entregaría y sin pensarlo mucho, Amador escogió a un chiquito que se llama Cristian y que no se cambiaba por nada ni por nadie.

"Lo vi, anduvo en todo el recorrido con nosotros, se le ven ganas, ya lo había visto y hay gente que de verdad transmite que le gusta la bici. Así era yo y ojalá que se haga ciclista", comentó Amador.

— Fanny Tayver Marín (@FannyT_LN) julio 12, 2015Inolvidable. Mientras que Andrey Amador pedaleaba en un pelotón más grande que el de una Vuelta a Costa Rica, quienes lo acompañaron en la travesía disfrutaron al máximo esta experiencia.

"La verdad es que la actividad está muy bonita para compartir en familia y que los niños se involucren con el deporte. Mis hijos siempre nos han escuchado hablar de Andrey Amador y entonces querían saber quién era él", comentó María Laura Barquero, quien no se subió a la bicicleta, pero le tocó hacer la travesía a pie.

"Yo iba corriendo atrás de ellos con mi papá, cuidando a los niños y estoy cansada, pero estoy emocionada, todos hicimos ejercicio. Andrey es genial, no hay palabras, la entrega, la dedicación, realmente es de asombrarse y creo que no hay nadie en el país que no lo admire", añadió Barquero.

Eduardo Fernández también acudió con sus retoños a la "cleteada".

"Soy aficionado al ciclismo y traje a mis hijos a ver si se emocionan y se me hacen ciclistas. Andrey es un ejemplo para mí y para mis hijos, porque él nos demuestra que los sueños se pueden lograr", destacó don Eduardo, mientras que su hijo Ian agregó: "Andar en bici con Andrey Amador fue perfecto, quiero ser como él, me sentí muy bien, para mí fue la primera vez que salí con él y desde pequeño me gusta la bici y quiero ser como Andrey".

Rónald Marín llegó vestido con el maillot amarillo exactamente igual que el que viste Christopher Froome (SKY) en el Tour de Francia.

"No lo me lo va a creer, pero a las 10:30 a. m. venía llegando de Puntarenas, no podía faltar, me vine temprano y llegué a tiempo. Me gusta el ciclismo, tengo bastante tiempo de estarlo practicando y Andrey es excelente, aparte de sus últimos triunfos yo rescato lo humilde que es, eso lo hace mucho más grande", dijo Rónald Marín.