Cleveland derrotó a los Hawks pese al peor inicio de James en toda su carrera

Por: Johan Umaña V. 24 mayo, 2015
LeBron James prácticamente acabó jugando en una pierna por una lesión en el tobillo y aún así encestó los puntos del triunfo de Cavs . | AP
LeBron James prácticamente acabó jugando en una pierna por una lesión en el tobillo y aún así encestó los puntos del triunfo de Cavs . | AP

Fue una noche de todas las emociones para el astro LeBron James: tuvo el peor inicio de un partido –falló sus primeros 10 tiros de campo– en toda su carrera en la NBA, un tercer cuarto impresionante que debió sentenciar el juego, se lesionó en el tiempo extra y volvió para anotar los últimos cinco puntos de los Cavaliers de Cleveland en la victoria por 114-111.

El partido ante los Hawks de Atlanta lo terminó tendido en la duela, exhausto y dolido por una lesión en el tobillo. Pero a un solo paso de alcanzar su quinta final de liga consecutiva y la sexta de su carrera.

“Pase lo que pase, tengo que hacerme sentir (...). Somos un equipo desesperado, como dije en los primeros juegos, somos un equipo desesperado y tenemos que salir y jugar unos por los otros”, comentó James mientras intentaba retomar el aire luego del tercer partido de la final de la Conferencia Este.

LeBron no anotó un solo punto hasta el cuarto minuto del segundo periodo, por medio de tiro libre. Recompuso para la segunda mitad y, con 15 puntos en el tercer cuarto, alcanzó cifras de triple decena: 37 puntos, 18 rebotes, 13 asistencias y tres robos.

Los Hawks batallaron pese a perder a su centro estelar, Al Horford, desde el segundo cuarto, cuando el dominicano soltó el codo mientras caía sobre Matthew Dellavedova y los árbitros lo sancionaron con una falta flagrante de grado dos que significó su expulsión del partido en el que era el mejor encestador (14 puntos) hasta el momento.

Jeff Teague quedó entonces encargado de salvar a su equipo y casi lo consigue, con una actuación de 30 puntos que sirvió para que Atlanta tuviera un gran cierre y forzara el tiempo extra.

Sin embargo, los Hawks fallaron nueve tiros de campo consecutivos en el tiempo añadido; dando espacio para que LeBron tirara un triple –parado en una sola pierna– a 36 segundos del final y encestara en la penetración. Por eso cayeron donde ningún equipo quiere estar: en un casi lapidario 3-0 del que nadie se ha recuperado en la NBA.

Los Cavs, que siguen jugando sin sus estrellas Kyrie Irving y Kevin Love, podrían ratificar la segunda visita de la franquicia a unas finales de liga el martes, cuando reciban el cuarto juego (6:30 p. m., hora tica).

En el Oeste, los Warriors de Golden State podrían asegurar este lunes el boleto a las finales si rematan la serie que ganan 3-0 ante los Rockets, en Houston (7 p. m.).