La competencia contará además con una sola contrarreloj en su recorrido, algo que no ocurría desde hace más de medio siglo.

 23 octubre, 2013

Francia

Los líderes del Tour de Francia, Nairo Quintana, Christopher Froome y Joaquim Rodríguez festejan antes de la salida, hoy domingo, de la última etapa de la edición centenaria.
Los líderes del Tour de Francia, Nairo Quintana, Christopher Froome y Joaquim Rodríguez festejan antes de la salida, hoy domingo, de la última etapa de la edición centenaria.

El Tour de Francia 2014, que comenzará el 5 de julio en Inglaterra y finalizará el 27 del mismo mes en París, contará con cinco llegadas en alto y con el regreso del pavés (suelo empedrado) en el norte del país.

La 101ª edición de la carrera, presentada este miércoles en la capital francesa por su director Christian Prudhomme, contará además con una sola contrarreloj en su recorrido, algo que no ocurría desde hace más de medio siglo.

El recorrido, de 3.656 kilómetros, fue anunciado ante los ojos del que será en 2014 el campeón defensor, el británico Chris Froome, además de otras estrellas, como el español Alberto Contador, Mark Cavendish, Thomas Voeckler, Marcel Kittel o Rui Costa, actual campeón del mundo.

En 2014 la carrera partirá desde Leeds, en el norte de Inglaterra, siete años después de la histórica salida de Londres en 2006.

“El Tour de Francia, la bicicleta gana terreno, traspasa las fronteras”, aseguró Prudhomme, en un acto celebrado ante 4.000 personas en el Palacio de Congresos de la capital parisina.

Otra de las particularidades que tendrá la carrera será el regreso del pavés, superficie que no se tocaba desde 2010, con nueve sectores y un total de 15,4 kilómetros, en el terreno propio de la “Reina de las Clásicas”, la París-Roubaix.

El español Alberto Contador, ganador del Tour en 2007 y 2009, declaró que esa etapa de adoquines “será complicada, muy nerviosa, con temor a una caída o a una avería mecánica y que puedas perder el Tour”.

La Planche des Belles Filles, donde Froome ganó hace dos años su primera etapa en un Tour, será la primera llegada en alto, en la décima etapa. Los otros cuatros puertos que se coronarán en la meta estarán divididos entre los Alpes (Chamrousse y Risoul) y los Pirineos (Pla d'Adet y Hautacam).

La única contrarreloj de la prueba tendrá un recorrido de 54 kilómetros que unirá Bergerac y Perigueux, el día antes de la llegada en los Campos Elíseos. Desde 1953 el Tour siempre había contado con al menos dos cronos.