10 agosto, 2016
El ciclista suizo Fabian Cancellara se dejó el oro en la contrarreloj de los Juegos Olímpicos de Río,2016.
El ciclista suizo Fabian Cancellara se dejó el oro en la contrarreloj de los Juegos Olímpicos de Río,2016.

Río de Janeiro

El ciclista suizo Fabian Cancellara se coronó este miércoles en la contrarreloj de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Cancellara, de 35 años y campeón olímpico en Pekín 2008, culminó los 54.5 km de la prueba en un tiempo de 1:12:15, por delante del holandés Tom Dumoulin (+47.41) y del británico Chris Froome (+1:02.12), plata y bronce respectivamente.

El español Jonathan Castroviejo rozó la presea al acabar cuarto (+1:06.08) y su compatriota Ion Izagirre fue octavo (+2:06.17). El venezolano Yonathan Monsalve ni siquiera tomó la salida y el argentino Eduardo Sepúlveda finalizó 26º (+6:52.42).

Todas las miradas estaban puestas en el flamante ganador del Tour de Francia 2016, un Froome que, por rendimiento actual y condiciones de la crono, parecía el máximo favorito.

En esa terna entraban Dumoulin y Cancellara, quienes acabaron copando finalmente los dos escalones más altos del podio.

La crono, que constó de 10 km más que la de Londres, siguió un recorrido parecido al de la ruta, con doble visita a las duras pendientes y peligrosos descensos de Grumari (1,3 km al 9,4%) y Grota Funda (2,1 km al 6,8%).

Y más en un día como este, con lluvia, viento y el asfalto mojado.

Cancellara demostró desde el inicio que no se conformaría con otra cosa que no fuera el oro. Dominó el primer parcial con autoridad, hasta el punto de dejar a todo un especialista como el alemán Tony Martin, plata en Londres, a casi un minuto. El vigente campeón del mundo, el bielorruso Vasil Kiryienka, cedía ya más de 60 segundos.

La prueba acababa de comenzar y el escenario ya estaba más o menos claro: Cancellara, Froome, Dumoulin, Castroviejo y el australiano Rohan Dennis se iban a disputar las preseas.

El británico Christopher Froome durante la contrarreloj de este miércoles en Río 2016.
El británico Christopher Froome durante la contrarreloj de este miércoles en Río 2016.

En el segundo punto intermedio, en el kilómetro 19,7, Dennis daba la sorpresa al meterle medio minuto al suizo y 24 segundos al británico.

La lluvia se tomó un respiro y la carretera se fue secando paulatinamente, evitando sorpresas desagradables en las bajadas y en las curvas.

Pero la mala suerte se cebó con Dennis. Un problema mecánico le obligó a cambiar de bicicleta y echó por la borda cualquier opción de medalla en las playas de Pontal.

Cancellara no tuvo piedad y recuperó el liderato tras 34,6 km, con 25 segundos sobre Dumoulin, 32 ante Froome y 40 frente a Castroviejo.

La prueba parecía decidida. Sólo un error, un fallo en la bicicleta o una caída podía alterar el primer puesto del podio. La emoción estaba en los otros dos.

El primero en dar un golpe sobre la mesa fue el holandés. Entre Froome y Castroviejo estaría el bronce y éste se acabó decidiendo por menos de cuatro segundos.

Como en los mundiales de ruta de Richmond en 2015, cuando el español se quedó a tres segundos, la medalla se le volvió a escurrir de los pedales.

Con esta victoria, Cancellara entró en la historia del ciclismo al igualar al ruso Viacheslav Ekimov como el máximo ganador de la contrarreloj en la historia masculina de los Juegos.

Etiquetado como: