Los Guerreros de Golden State solo necesitan una victoria más para asegurar su lugar en las semifinales de la Conferencia Oeste

 24 abril, 2016
Stephen Curry deja la cancha previo al inicio de la segunda mitad del partido ante los Rockets de Houston.
Stephen Curry deja la cancha previo al inicio de la segunda mitad del partido ante los Rockets de Houston.

Houston, Estados Unidos

A pesar de una clara victoria de los Golden State Warriors sobre los Houston Rockets (121-94), el equipo de Okland sufrió un duro golpe ante otra lesión de su estrella Stephen Curry.

El mejor jugador de la temporada 2014-15, que promedió 30,1 puntos por partido en la temporada regular, se lesionó la rodilla derecha al final del segundo cuarto.

Volvió brevemente a la cancha antes del inicio del tercer periodo, pero luego regresaría a los vestuarios definitivamente.

Curry había regresado este domingo después de perderse los dos últimos partidos de su equipo debido a una lesión en un tobillo durante el primer encuentro de los playoffs, por lo que la preocupación vuelve a rondar al conjunto de los Guerreros.

Los campeones vigentes de la NBA están un paso de alcanzar las semifinales de la Conferencia Oeste, con una ventaja de 3-1.

La franquicia de Oakland, que tuvo la mejor temporada regular en la historia de la Liga con 73 victorias en 82 partidos y sólo 9 reveses, sufrió un poco en la jornada dominical ya que había llegado al descanso intermedio empatado a 56 puntos.

Tras el descanso, Klay Thompson, con 23 puntos, Andre Iguodala (22 pts) y Draymond Green (18), supieron controlar al astro rival James Harden con una extremada defensa al dejarlo con solamente 10 tantos.