Equipo neozelandés y sueco estaban de líderes ayer en segundo día

Por: José Luis Rodríguez C. 4 diciembre, 2013
Nathan Fa’avae y Sophie Hart, del equipo neozelandés Seagate, desembarcan en Rincón de Osa tras la extenuante jornada en kayac. | RAFAEL MURILLO
Nathan Fa’avae y Sophie Hart, del equipo neozelandés Seagate, desembarcan en Rincón de Osa tras la extenuante jornada en kayac. | RAFAEL MURILLO

Golfito, Rincón y Bahía Drake. Caminando juntos, casi tomados de la mano, pero respetando su rivalidad, los equipos de Seagate y Thule se ubicaban en la primera posición ayer en el segundo día del Campeonato Mundial de Aventura.

Seagate, de Nueva Zelanda, y Thule, de Suecia, remaban parejo en una competencia que cada vez hace ver caras más desgastadas, aunque los cuerpos sean fuertes.

Así lo dejó entrever Nathan Fa’ave, capitán de los neozelandeses, en una breve charla con este diario al tiempo que comenzaba el trekking (caminata) tras salir del mar en Rincón, pueblo de Osa.

“Estamos bien, pero ha sido durísimo, esto apenas está comenzando, vamos poco a poco”, expresó Fa’ave.

La superioridad de estos dos equipos se comenzó a notar desde que salieron de Rincón, donde ambos llegaron con mucha solvencia a finalizar una interminable fase de kayac de 95 kilómetros.

Claro, se debe apuntar que hasta ese momento el que se notaba “más entero” era Seagate, conjunto de mucha espuela y poderío mental.

La manera como este cuarteto desinfló sus botes, para luego guardarlos, alimentarse, ordenar todo y cargar agua, cada paso sistemático y con personas específicas para cada tarea, fue prueba evidente de que los cuatro están curtidos en una modalidad muy extenuante.

Antes de arribar a Rincón los de Seagate habían dominado el trayecto de kayac desde el río Coto Colorado hasta el Golfo Dulce.

El neozelandés Nathan Fa’avae aprovechó unos minutos para darse un rápido baño. | ALEXÁNDER OTÁROLA
El neozelandés Nathan Fa’avae aprovechó unos minutos para darse un rápido baño. | ALEXÁNDER OTÁROLA

Previo a eso también habían impuesto sus prestaciones en la sección de 65 km en bicicleta de montaña que se disputó en el día uno.

Precisamente ahí, sobre la bici, los de Nueva Zelanda sufrieron un contratiempo, pero rectificaron y encauzaron otra vez hacia la cima.

Codo a codo. Al salir de Rincón, con el cuerpo totalmente empapado en agua de mar y lluvia, ya que durante la noche hubo aguaceros, Fa’ave, Trevor Voyce, Sophie Hart y Chris Fome le llevaban más de 15 minutos de ventaja a Thule Adventure Team, cuyos nombres no fueron suministrados por la organización de la competencia.

Mas dicha ventaja se fue disminuyendo hasta que a dos horas de haber comenzado a caminar entre Rincón y Bahía Drake, Thule ya estaba a 500 metros de Seagate.

A las 2:36 horas Thule está encima y, sabedor de que no había nada que pudiera hacer para perderlos, Fa’ave se quedó esperando a sus cuatro rivales para dialogar.

Fue ahí donde los ocho, rivales y amigos, comenzaron a remar parejo en busca de un objetivo común, superar los tediosos y eternos 27 kilómetros de camino montañoso.

A veces Thule se adelantaba, a veces Seagate, pero ambos se mantenían vigilantes uno del otro.

Así, marcándose, ayudándose y jalándose con su innata competitividad, los dos llegaron a Bahía Drake, inflaron los kayacs y se volvieron a meter al agua, esta vez para remar por 65 kilómetros.

Durante la noche se esperaba que atravesaran los manglares de Sierpe y que esta mañana realizarán un rapel (prueba de cuerdas en descenso) para después tomar la bicicleta y pedalear 101 kilómetros hacia Rivas, en Pérez Zeledón.