Atenas complicó el bicampeonato de las barbeñas con fuerza, coraje y concentración

Por: Manuel Herrera 17 diciembre, 2012
 Daniela Vargas (4) y Mónica Picado (10) bloquean un remate de Mariana González, de Atenas, durante el juego de la final. | ALEXÁNDER CARAVACA.
Daniela Vargas (4) y Mónica Picado (10) bloquean un remate de Mariana González, de Atenas, durante el juego de la final. | ALEXÁNDER CARAVACA.

Las canchas son para jugar. Santa Bárbara y Atenas lo saben y precisamente ayer dieron cátedra de eso en la del gimnasio del Liceo Calle Fallas, en Desamparados.

Fue en ese recinto donde ambos cuadros disputaron el partido de la final del voleibol de sala femenino de los Juegos Nacionales 2012.

Santa Bárbara ganó –es la realidad–, pero... ¡cómo le costó!

El mérito del deseado metal dorado también pudo haber sido para las alajuelenses, que en muchos segmentos del partido se vieron superiores a las ganadoras.

Y es que el sexteto de Atenas, bajo la dirección de Laura Alfaro, no llegó a cruzarse de brazos. Ellas llegaron a complicarle el cetro a las del técnico Julio Alfaro.

Todos los condimentos necesarios y dignos para una gran final los tuvo ese encuentro.

Primero, unas instalaciones impecables. Segundo, un público eufórico (Atenas congregó más aficionados). Tercero, dos equipos de tradición disputando una final. Y, por último, jugadoras que demostraron un gran amor a la camiseta.

Santa Bárbara fue incisivo, pero Atenas no se dejó intimidar.

Darle la gloria solo a las florenses sería imperdonable.

Incidencias. La trayectoria de ambos equipos los ubicó desde el inicio de las justas como las claras favoritas a disputar el oro. Así fue.

A la 1 p. m. se pitó el inicio del cotejo, pactado en principio para tres sets . Al final se alargó a cinco.

Durante la primera parte, las barbeñas estremecían a la afición de Atenas y casi que las pusieron en ridículo. Ese set cerró 25-9.

Para el segundo, las atenienses sacaron la casta y aunque no lo ganaron, no dejaron golpearse. Terminó con parciales 25-22.

Con la desventaja para Atenas de un 2-0, arrancó la tercera parte.

El papel se invirtió. Quienes salieron humilladas fueron las de la provincia de las flores: 8-25.

Atenas se metía de lleno en la pelea por la corona. Tanta sed de triunfo tenían que lograron adjudicarse el cuarto set , con 23-25.

Igualado el marcador y con la moneda en el aire, fue necesario un quinto tiempo. El primer equipo que llegara a los quince puntos, se sentaría en el trono.

Santa Bárbara llegó primero con ventaja de cuatro unidades.

Cartago completó el podio al ganarle a Goicoechea ayer. Las brumosas se llevaron el bronce.