Costa Rica ganó en varones y mujeres ante Nicaragua y El Salvador. Este lunes se enfrentan Honduras y Guatemala en la ruta al oro

Por: Juan Diego Villarreal 3 diciembre


Managua, Nicaragua. Tacleadas y agarronazos. Pasa el ovoide, pero nunca el jugador.

Intenso, lleno de adrenalina y con la necesidad de hacer puntos lo más rápido posible porque solo tienen siete minutos para lograrlo.

Cada vez que sale el balón por la banda lateral se reanuda el juego tratando de ganar el ovoide en una pirámide, como lo hizo la escuadra nacional ante los niragüenses en los Juegos Centroamericanos Managua 2017. La Tricolor triunfó en Rugby 7 frente a Nicaragua 22 -7 y ante El Salvador 34-5.
Cada vez que sale el balón por la banda lateral se reanuda el juego tratando de ganar el ovoide en una pirámide, como lo hizo la escuadra nacional ante los niragüenses en los Juegos Centroamericanos Managua 2017. La Tricolor triunfó en Rugby 7 frente a Nicaragua 22 -7 y ante El Salvador 34-5.

Así es el rugby 7, disciplina que abrió para Costa Rica las los Juegos Centroamericanos de Managua 2017 y donde tanto hombres como mujeres salieron victoriosos por partida doble.

Sin contemplación se tienen que parar firmes y detener la carrera del oponente. Muy parecido al fútbol americano, pero sin ninguna protección más que su protector bucal.

Costa Rica demostró el avance en esta disciplina y dio cuenta de Nicaragua y El Salvador; tanto en damas (34-0 y 24-5) como en varones (27-7 y 34-5), en el Estadio Olímpico del Instituto Nicaragüense de Deportes, este domingo.

Fueron partidos arduamente disputados, llenos de coraje y entrega, en los que no se puede dar ni un paso atrás en busca de la victoria, ya que el reglamento no permite que el ovoide se pase atrás; solo puede ser de costado.

La capitana del equipo femenino, Deuyeni Valenciano, comentó que es claro que es un juego de contacto, pero hay más que rudeza en esta disciplina.

“A las chicas se les dificulta ese primer paso de ir a entrenar, pero aquí no solo hay contacto, también hay que correr, driblar al oponente, esquivar, correr y anotar. Tengo siete años de practicarlo y desde el primer momento me gustó por la disciplina y entrega que hay que tener en cada juego”, aseguró Valenciano.

El equipo nacional femenino de rugby 7 fue una aplanadora al vencer a Nicaragua 34-0 y a El Salvador 24-5. Fotografía: Juan Diego Villarreal
El equipo nacional femenino de rugby 7 fue una aplanadora al vencer a Nicaragua 34-0 y a El Salvador 24-5. Fotografía: Juan Diego Villarreal

Sobre la participación de la escuadra costarricense, comentó que lo importante era foguearse y ser competitivos.

“Estar en los Juegos Centroamericanos por primera vez es algo que venimos soñando desde hace tres años. Es algo muy importante para las jugadoras que son parte del proceso preolímpico, más aún porque el primer lugar nos llevaría a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, por lo que es algo soñado que hemos venido trabajado hace un año”, comentó la escazuceña.

Por su parte, Andrés Ortiz manifestó que en el rugby no hay estrategias secretas; la única fórmula de llegar al éxito es mediante el trabajo.

“Empezamos con el pie derecho. Mantuvimos una buena defensa y eso nos llevó a obtener el resultado. Nos adaptamos al juego de ellos (Nicaragua y El Salvador) y eso nos facilitó las cosas para lograr los triunfos. Tenemos siete minutos para hacer las cosas bien y no hay tiempo para equivocarnos porque no es tan fácil recuperarnos”, dijo Ortiz.

Costa Rica este lunes enfrentará a Honduras a partir de las 11:10 a. m. en varones y posteriormente en mujeres, y a la 1:20 p. m. a Guatemala. Los dos equipos que tengan más victorias jugarán la final a las 4:45 p. m.