El capo del equipo Reitt Zumco Mincho contó a La Nación lo que sucedió en la sexta etapa de la Vuelta a Costa Rica, entre San José y Limón, así como los pormenores que desembocaron en la bronca con la escuadra de Frijoles Tierniticos, en el hotel Maribú Caribe, en Puerto Limón.

Por: Juan Diego Villarreal 22 diciembre, 2015
Rónald Araya (derecha) del equipo Reitt Zumco Mincho, conversa el lunes por la noche en San Francisco de Dos Ríos con su compañero Nieves Carrasco, a quien le fracturaron su nariz en la bronca el domingo por la noche en el hotel Maribú Caribe en Puerto Limón.
Rónald Araya (derecha) del equipo Reitt Zumco Mincho, conversa el lunes por la noche en San Francisco de Dos Ríos con su compañero Nieves Carrasco, a quien le fracturaron su nariz en la bronca el domingo por la noche en el hotel Maribú Caribe en Puerto Limón.

Se dice que usted es agresivo, problemático y que ha tenido incidentes en otras carreras.

La personalidad no puede ser justificación para agredir o tomar represalias por ser diferente. Tengo mi profesión como licenciado en Administración Pública y desde que inicié en esto tuve un proyecto ambicioso de tener un equipo agresivo, con garra, para que fuera exitoso y parece que algunas personas no les gusta o me tienen envidia.

¿Le tienen envidia?

Hay mucho roce en el gremio. Dicen que no saben por qué Rónald está en el ciclismo si no necesita. Soy un apasionado de este deporte y resulté bueno para andar en bici. En mi debut en la Vuelta a Costa Rica del 2014 gané dos etapas y fui líder. En este 2015, mi equipo Reitt Zumco Mincho tenía el liderato.

¿También tuvo problemas en la Vuelta a Guanacaste?

En esa vuelta yo corrí solo contra equipos completos, iba de cuarto y se dieron algunas situaciones en la meta (se encaró con Fabricio Quirós, del BCR Pizza Hut). Allí también fui agredido, me patearon y aún tengo las cicatrices.

¿Cómo empezó la bronca el domingo en la sexta etapa?

Antes de llegar al Zurquí, Juan Carlos y César Rojas empezaron a discutir en el pelotón, cuando un grupo se fugó buscando al premio de montaña, entonces todos empezaron a chiflar y a chotear; yo lo hice también. Fue cuando se arrimó César y me pegó un golpe que me sacó de la bicicleta y me rompió la boca.

¿Qué pasó después?

Cuando iba en busca del pelotón, ellos (cuerpo técnico de Tierniticos) bajaron los vidrios del carro de asistencia y me gritaron ‘te vamos a quebrar hijo de p..., no sirves para nada’, y me echaron el carro encima. Me defendí golpeando el vehículo porque iba solo. Cuando terminó la etapa le conté a la comisaria (Carmen Jaimes), le dije que había testigos y ella me dijo que vio todo y que iba a tomar acciones, pero cuando llegó el boletín oficial, vimos que no había pasado nada.

¿Qué sucedió en la noche en el hotel Maribú en Limón?

A las 9:15 p. m. terminamos de cenar Nieves y dos personas más. Cuando pasamos junto a su habitación (Tierniticos) nos empezaron a ofender y nos cayeron encima. Nos defendimos porque nos iban a matar. En eso, la gente que está en el restaurante escuchó los gritos y trataron de intervenir, pero no pudieron. Ellos eran entre ocho y diez personas.

¿Ellos afirman que ustedes llevaron guardaespaldas a la Vuelta para intimidarlos?

Lo que dicen no tiene pies ni cabeza. Si yo llevé matones, como aseguran, me estafaron, porque al que le dieron fue a Nieves (Carrasco). Las únicas dos personas que nos acompañaron son el hermano del dueño del equipo (Michael Cubero) y otra que nos colabora. Con ellos fue que cenamos.

¿Dieron aviso a la policía?

El personal del hotel llamó a la policía y nosotros después de ir al hospital pusimos la denuncia ante el Poder Judicial, por lo que había sucedido.

Fecoci dice que no se castigó a ciclistas de Tierniticos porque ustedes no dieron nombres.

Me preguntó (Marco) Echeverría (director de la Vuelta) que quiénes fueron y les dije 'todos ellos que están allí'. En la habitación se encontraban Geiner, Mauricio y César Rojas, así como (Juan Carlos) Fallas. Todos ellos nos tiraron piedras.

¿Puede asegurar que Juan Carlos Rojas dio golpes en el pleito?

No puedo decir que él me golpeó, pero sí formaba parte del pleito. Si no eres parte de la solución, eres parte del problema, tampoco llegó a calmar los ánimos.

¿Por qué se retiraron?

No habían condiciones. A mí me agredieron en la carretera, me botaron de la bicicleta y me amenazaron con golpearme, que me van a matar. Lo cumplieron esa misma noche y la Federación no hace nada.

¿Al abandonar la Vuelta, la Fecoci asegura que ustedes pueden ser sancionados?

No entiendo porqué lo van a hacer, nos encontrábamos mal de salud, las condiciones eran desfavorables (y también por miedo, interviene Nieves Carrasco). Sí, por miedo también, si nos sancionan se ratifica que los procedimientos de la Federación dan risa.