El capo de Nestlé Giant asegura que adueñarse de la corona en el giro chapín se convierte en su principal logro

Por: Fanny Tayver Marín 2 noviembre, 2015
Román Villalobos mostró con orgullo los tesoros que lo acreditan como el campeón de la Vuelta a Guatemala.
Román Villalobos mostró con orgullo los tesoros que lo acreditan como el campeón de la Vuelta a Guatemala.

Antes de ponerle la firma a su triunfo contundente en la Vuelta a Guatemala, el ciclista costarricense Román Villalobos se tomó un rato para agradecerle a Dios por la oportunidad de permitirle hacer lo que más le gusta.

El rutero de Nestlé Giant se vistió con esa camisa amarilla de líder general que luego se transformó en la prenda absoluta de tono rojo intenso que lo acredita como el campeón.

En los minutos previos para tomar la partida en la etapa reina del giro chapín, el líder llamó la atención porque entró a la Parroquia de San Antonio de Padua, en el departamento de Retalhuleu.

infografia
Horas después, sus compañeros lo alzaron y en hombros y comenzaron una fiesta, celebrando la victoria de Costa Rica en el giro chapín.

Para la escuadra de José Antonio Herrero, esta Vuelta a Guatemala fue más que importante, porque ratifica la consolidación de Román Villalobos y se vio el crecimiento de los demás corredores, algo notorio con el título de la montaña del paraiseño Daniel Bonilla.

infografia
Tras 777,3 kilómetros pedaleados, Román y sus compañeros regresaron esta mañana a territorio nacional.

Un poco más tranquilo, después de chinear a su bebé Gael y desayunar, Román Villalobos conversó con La Nación y afirmó: "Ganar la Vuelta a Guatemala es mi mayor triunfo. Ha sido la carrera más importante que he logrado ganar hasta el momento, no tanto por ser internacional, sino porque sabemos que esa competencia es de mucho nivel".

¿Qué significa unirse al gremio de Andrés Brenes, Paulo Vargas y Juan Carlos Rojas, los únicos ticos que han conquistado la carrera chapina?

Me enorgullece mucho estar en la historia de los ticos que han ganado la Vuelta a Guatemala. Me metí en esa historia y es de mucho orgullo, porque sé que quienes lo han hecho son de nivel y de mucha clase. Para mí es un orgullo estar ahí y saber que mi nombre quedará marcado en Guatemala.

¿Cómo califica su temporada ciclística de este año?

Muy bien. De los objetivos que me he trazado he incumplido solo uno, que fue la Vuelta a Higuito. Quería ganar esa carrera, pero al final salí subcampeón, gané la montaña y la última etapa. Al final ahí hice una presentación decente, al estar en la disputa, peleando la carrera con un ciclista tan importante como Juan Carlos Rojas. Gané la Vuelta a San Carlos y ahora también conquisto la Vuelta a Guatemala, que no estaba en mis objetivos. Quería irla a correr, quería ir a rodar para agarrar nivel de cara a la Vuelta a Costa Rica, tuve muy buenas sensaciones y pude ganarla. Eso cae en un buen momento, porque me da confianza. La Vuelta ya está muy cerca. En condición física ya casi estamos al 100% y ahora me siento con más confianza para disputar la Vuelta a Costa Rica.

Falta mes y medio para el inicio del giro a la tica. ¿Qué hará a partir de ahora?

Nos concentramos el viernes como equipo para estar unidos, mejorar en los entrenamientos, reconocer etapas, descansar, estar alejados de las distracciones que nos rodean. Se viene una preparación diferente, en la que hay que afinar detalles, como para la cronoescalada, que será una etapa que puede definir mucho.

¿Cómo es un día de Román?

Después de que nació mi hijo Gael, el pasado 2 de agosto, la vida me cambió un poco. Me tomo las pausas en la mañana para estar un ratito con mi bebé. Siempre me levanto a las 6 a. m., hago el desayuno, estoy con Gael un rato y a las 8 a. m. salgo a entrenar. Regreso, almuerzo, descanso, hago algún mandado y a dormir temprano, para volver a entrenar.