El suizo mostró su resignación tras caer en la tercera ronda ante el italiano Andreas Seppi

 23 enero, 2015
Roger Federer dejó escapar unas lágrimas durante la rueda de prensa tras su derrota ante el italiano Andreas Seppi en la tercera ronda del Abierto de Australia.
Roger Federer dejó escapar unas lágrimas durante la rueda de prensa tras su derrota ante el italiano Andreas Seppi en la tercera ronda del Abierto de Australia.

Melbourne, Australia

El suizo Roger Federer señaló este viernes tras su sorprendente derrota en la tercera ronda del Abierto de Australia contra el italiano Andreas Seppi, que así se demuestra que los márgenes y diferencias en tenis son cada vez más pequeños. Para Féderer, lo importante y lo que cuenta es que su rival "está en el avión", mientras su verdugo no.

"Los márgenes son pequeños, estas cosas tienden a suceder en tenis", dijo Federer, que llevaba 13 años consecutivos sin perder antes de los octavos de final de Melbourne, tras caer ante Seppi, que nunca le había ganado un set antes, por primera vez en 11 encuentros.

"Estaba jugando bien en los entrenamientos y jugué bien en Brisbane. Creo que me ha llegado demasiado pronto (la derrota)", señaló sobre una caída que marca una salida precipitada de un Grand Slam.

"Ha sido un mal día", dijo al referirse a la tercera vez que cae en Melbourne en esta ronda (2000 y 2001, contra el francés Arnaud Clement en ambas).

Federer declinó que el hecho de jugar durante el día, en vez de en la sesión nocturna hubiera sido decisivo. "De día, de noche, en este momento qué importa. Yo estoy en el avión y él no", dijo.