El tico se disculpa y le duele ver que perfectamente pudo estar en el podio de las justas continentales

Por: Fanny Tayver Marín 22 julio, 2015
Roberto Sawyers en Toronto 2015.
Roberto Sawyers en Toronto 2015.

El atleta costarricense Roberto Sawyers finalizó en el sétimo lugar en el lanzamiento de martillo de los Juegos Panamericanos de Toronto.

Después de seis lanzamientos, la mejor ejecución del tico fue 70.95, distancia que tiró en el penúltimo intento.

"Me disculpo por tal vez no haber logrado la expectativa de las personas, estoy muy consciente de que todos tenían grandes expectativas y mis rivales fueron mejores que yo y lo acepto, acepto la derrota y como campeón que he sido siempre, lo único que quiero es tener la oportunidad de su apoyo y creer en mí", manifestó Roberto Sawyers.

En esta prueba, el estadounidense Kibwe Johnson se apoderó de la medalla de oro con 75.46 y lo acompañan en el podio el cubano Roberto Janet (74.78) y el estadounidense Conor McCullough con 73.74.

Sawyers superó en la competencia al canadiense James Steacy (69.75), así como al cubano Reinier Mejías (67.76) y al chileno Humberto Mansilla (66.14).

Lo más duro para el lanzador nacional es que la mejor marca de su vida es 76.37, distancia que lo ponía como el gran favorito y que de paso, es mejor que el registro del hombre que se quedó con el oro.

"Es la realidad en este momento, no pude lograr lo que tenía en mente y sigo trabajando de corazón, no voy a abandonar el trabajo y el compromiso que he tenido", dijo Sawyers.

Triste, pero sereno, el tico afirmó que no puede decir que le faltó nada.

"Ha sido un gran apoyo por parte de todo el equipo deportivo del Comité Olímpico, no tengo excusas, tengo que recuperar mi ritmo, yo estoy muy claro de las cosas que pasaron antes de venir aquí. Lo importante es seguir creyendo en mí, mis rivales fueron mejores que yo, lo acepto y saber perder, a como sé ganar y seguir adelante", manifestó.

La pequeña lesión con la que regresó a Costa Rica pudo provocar este resultado.

"Nos detuvimos por algún tiempo, por las condiciones físicas que tuvimos en algún momento, sé que no estoy al 100% en mi ritmo, pero no me dolió nada, fue un día en el que físicamente pude estar, pero perdí un poquito de ritmo por la situación que viví. Asumo las consecuencias y solo quiero que me sigan apoyando, creyendo en mí y yo prometo seguir adelante a consciencia", citó.

Después de este trago amargo en Toronto, Sawyers buscará revancha en el Mundial de Atletismo que se disputará en Pekín, del 22 al 30 de agosto.