Jugadores de la Tricolor reconocen que es muy complicado frenar al mejor jugador del mundo

Por: Cristian Brenes 20 septiembre, 2016
Ricardinho es el goleador del Mundial que se disputa en Colombia. El luso ha marcado nueve goles en nueve remates.
Ricardinho es el goleador del Mundial que se disputa en Colombia. El luso ha marcado nueve goles en nueve remates.

El solo nombre de Ricardinho termina por intimidar en el fútsal. No es para menos, ya que es el mejor jugador del mundo y su velocidad, talento, desequilibrio y remate potente y preciso, lo hacen casi imparable.

La máxima figura de Portugal, rival de la Sele en los octavos de final del Mundial este miércoles a las 7 p. m., tiene una habilidad innata y desborda magia en cada trazo en el rectángulo de juego. Pese a medir solo 1,64 metros, tiene la fuerza suficiente para chocar, lo que obliga a ser casi perfecto en la marca para que no pese tanto en un compromiso.

Así lo describen quienes lo conocen más a fondo, como el periodista luso Bruno Fernández, del diario Récord.

Además, expertos en la materia y los propios integrantes de la Tricolor, reconocen que frenarlo es una tarea casi titánica, al punto que el futbolista acumula nueve goles de los 15 que tiene su selección en los tres juegos disputados en la presente Copa del Mundo, que se desarrolla en Colombia.

"Hoy por hoy Ricardinho es el mejor que practica esta disciplina. Es sumamente polifuncional en cuanto a sus jugadas y su forma de ver el juego. Nos mentalizamos en hacer las cosas de la mejor manera para luchar por un pase que sería más que histórico. Además, nuestro entrenador (Diego Solís) afinará la táctica en estos días para contrarrestar a este jugador", señaló Álvaro Santamaría, arquero de la Sele.

Ricardinho ya castigó a la Nacional el pasado 20 de agosto, en un fogueo que se realizó en territorio luso y que terminó con derrota para los costarricenses 4 a 3, con gol y asistencia incluida del "10" portugués.

Esto hace que ya se tenga una referencia, aunque la calidad de este futbolista termina por despertar admiración en el combinado patrio.

"Es muy rápido, habilidoso y efectivo. Es un ídolo para mí y para muchos, realmente es un honor enfrentarlo en un partido que tiene un significado muy especial. Tuve la oportunidad de conocerlo en el Mundial del 2012 y es muy humilde, sencillo y esto también es de admirar. Ojalá pueda marcarlo bien y ganar, que es lo más importante", agregó el volante Diego Zúñiga.

El mejor del planeta en fútsal en 2010, 2014 y 2015 tiene 31 años y solo es comparable con el brasileño Falcao, otro de los referentes de este deporte, quien en Colombia llegó a 44 goles en mundiales, a sus 39 años, y es el máximo artillero en la historia de estas justas.

Carlos Quirós, entrenador nacional e instructor FIFA, dejó en claro los cuidados que deben tener los ticos sobre un jugador que suele moverse por el costado, ya que ha demostrado que castiga ante el más mínimo espacio que se le dé.

"Ricardinho puede sacar una genialidad por su misma destreza y condiciones técnicas en partidos que están muy nivelados. Además, hace mucha diferencia en favor de su equipo, de tal manera que en ciertos sectores de la cancha tiene libertades a raíz de sus habilidades y su inteligencia táctica", señaló el especialista.

El invitado: Bruno Fernández, diario Récord de Portugal

Es el mejor del mundo y de la actualidad del fútsal. Es un talento puro y le gusta mucho ser explosivo. No es un jugador que pueda desempeñarse como pivot, sino que es un ala que va por la banda. Suele cambiar de costado para inquietar al rival. Realmente puede decidir un juego con solo su genialidad.

Demoró en aparecer, pero luego con el Benfica fue una figura preponderante, ayudó a ganar títulos y afirmarse como uno de los mejores clubes. Ahora es natural que buscara probarse en una liga como España que es más exigente. Su ídolo es Falcao, incluso tiene un tatuaje de este jugador y se inspira muchísimo en él.

Tiene un poco de todo, mucho talento, muy rápido, un remate potente sin necesidad de mucho espacio, decide muy pronto y tiene una capacidad envidiable de sorprender; en esto marca mucha diferencia.

Es muy complicado frenar a Ricardinho, pero la mejor forma de anular algunas de sus cualidades es prever sus movimientos y no dejarlo recibir cómodo la pelota.

Este un equipo más sólido que el que ya enfrentó Costa Rica en un amistoso porque tuvieron la oportunidad de estar juntos, entrenar más, conocerse mejor y adaptarse a lo que quiere el técnico.