28 enero, 2015

Rafael Nadal había dicho que su condición física no aguantaría el desgaste de las dos semanas de un torneo de Grand Slam. Como mucho esperaba ganar uno o dos partidos y cualquier triunfo adicional sería considerado como un regalo.

Tomas Berdych confirmó ayer que las palabras del español no eran un cuento.

Nadal, quien jugó apenas ocho partidos desde junio del año pasado por lesión y enfermedad antes de llegar a Melbourne Park, cayó 6-2, 6-0 y 7-6 ante Berdych en los cuartos de final. El checo frenó una racha de 17 derrotas ante el español.

“Es obvio que necesitaba algo más para ser más competitivo”, dijo Nadal a la agencia de noticias AP.

Nadal, quien estuvo inactivo buena parte del año pasado por una lesión de muñeca y una operación de apéndice, tenía claro cuáles eran sus metas.

El español perdió en tres sets ante el checo Tomas Berdych. | AP
El español perdió en tres sets ante el checo Tomas Berdych. | AP

“Como dije cuando llegué aquí, el proceso nunca es fácil. Cuando tienes lesiones, volver es difícil. Pero sin estar a mi mejor nivel de tenis, pude estar aquí en cuartos de final. No es un mal resultado para mí en absoluto”, sentenció.

Berdych enfrentará al sexto preclasificado Andy Murray, quien despachó 6-3, 7-6 y 6-3 al australiano Nick Kyrgios.

“Fue un partido complicado, traté de mantenerlo fuera de su zona. Afortunadamente funcionó”, dijo Murray.