Las prácticas de los pilotos hipnotizaron a los porteños, quienes al escuchar el ruido de los motores de las aeronaves, tomaron sus celulares y cámaras para seguir las acrobacias de los aviones.

Por: Juan Diego Villarreal 28 noviembre, 2015

Las acrobacias de los aviadores calentaron el ambiente este sábado, en la Perla del Pacífico, previo al espectáculo aéreo que inicia este domingo a las 11:30 a.m.

El furor del Air Show Challenge 2015 en Puntarenas llevó a familias de La Carpio y San Antonio de Desamparados a madrugar este sábado para instalarse con su tienda de campaña, en el Paseo de los Turistas, y prepararse para observar el espectáculo aéreo.

Igualmente, un grupo de amigos de La Colonia de Guápiles se adelantó a todos y desde el viernes, en horas de la noche, montó su tienda para estar listos y disfutar de la competencia aeronáutica.

Su recompensa al anticiparse a todos fue observar las prácticas oficiales con comodidad, disfrutando del oceáno Pacífico y el paisaje, pues después de las 11:15 de la mañana, todos los que estaban en el centro de Puntarenas volvieron su vista al cielo.

Las prácticas de los pilotos hipnotizaron a los porteños, quienes al escuchar el ruido de los motores de las aeronaves, tomaron sus celulares y cámaras para seguir las acrobacias de los aviones.

Giros, ascensos vertiginosos, vuelos sobre el mar, a pocos metros de la playa, y secuencias en las que dejaban escapar un humo blanco, hicieron el deleite de los aficionados, quienes siguieron con su vista, a lo largo del Paseo de los Turistas, cada una de las piruetas de los osados pilotos.

Incluso, los aviadores sorprendieron al realizar sus maniobras muy cerca del crucero Celebrity Inifity, de unos 300 metros de largo y anclado en el muelle turístico de Puntarenas, lo cual causó el delirio de los seguidores a los deportes de motor, quienes aplaudieron cada acción donde se aproximaron al enorme buque, tanto en picada como en estilo libre.

Bien equipados. La familia de Jesús Valverde y Elena López preparó sus alimentos y junto a sus hijos Wendy y Joseph, además de sus amigos Jovi Valverde y Kervin Reyes, salieron de su casa en La Carpio para llegar temprano y tomar un buen lugar.

"La verdad me sentía un poco enfermo, pero la familia me convenció. Como soy técnico eléctrico y tengo mi propio negocio, nos vinimos con tiempo para disfrutar de la playa y ver las prácticas que estuvieron muy entretenidas", dijo Jesús Valverde.

Idalia Martínez, por su parte, convenció a sus hijos y nietos para asistir. En total, 15 personas la acompañaron. No faltó la cocina de gas, las colchonetas y desde que llegaron, a eso de las 9 a. m., empezaron a preparar comida.

"Nosotros vinimos la primera vez. Todo lo que hacen los avioncitos es muy bonito, los pilotos son muy valientes y nos encanta observarlos", confesó Martínez mientras el almuerzo estaba listo.

Pero quienes madrugaron fueron los guapileños Gustavo Montes de Oca, Keylor Reyes, Jordan Esquivel, Jimmy Arias, Michael Monge, Jean Carlos Vargas y Rayner Leandro.

Con oficios tan distintos como porteadores, estudiantes, operadores de la pista La Marina y carniceros, se pusieron de acuerdo para estar por segunda vez en el Air Show.

"Desde hace un mes nos organizamos. Un grupo llegó el viernes y los demás compañeros lo hicieron este sábado. Nos gusta mucho el espectáculo, los pilotos son muy valientes y también aprovechamos para venir a la playa y disfutar de Puntarenas. Esperamos irnos el lunes a casa, en la madrugada, para evitar las presas", sentenció Montes de Oca.