20 noviembre, 2010
 Esta es la colombiana Ángela Parra, novia de Mejía y líder femenina, en Turrialba. Alonso Tenorio
Esta es la colombiana Ángela Parra, novia de Mejía y líder femenina, en Turrialba. Alonso Tenorio

La expulsión del colombiano Luis Mejía levantó una polémica en la Ruta de los Conquistadores.

Los organizadores de la carrera sancionaron al suramericano porque recibió asistencia en carretera, lo que está prohibido. De acuerdo con el reglamento, la única posibilidad de obtener ayuda es en los puestos oficiales ubicados a lo largo del trayecto.

Cuando los ciclistas se enteraron del castigo a Mejía, antes de que saliera la tercera etapa, hicieron una pequeña protesta de unos minutos en la línea de salida.

Pipa León, coorganizadora de la Ruta (junto a Román Urbina) explicó que todos los participantes conocen las reglas y que incluso firmaron una nota donde aceptaban acatar las disposiciones.

“Hicimos énfasis en que no se permite ningún tipo de acompañamiento o asistencia. Esto es para que todos compitan en las mismas condiciones, porque la Ruta es también una prueba de autosuficiencia”, indicó León.

Mejía corrió esta competencia para el equipo costarricense Citi-Economy. Daniel Muñiz, dirigente de este club, lamentó la decisión de los organizadores.

“Casi todos los corredores han cometido errores de ese tipo. Incluso hemos visto cosas más graves de equipos extranjeros, por ejemplo unos cortaron una parte del camino en una de las etapas y no los castigaron. Luis (Mejía) solo recibió una pastilla de sal, porque la necesitaba y la salud del corredor es primero”, manifestó.

De acuerdo con Muñiz, esta será la última vez que el Citi-Economy participará en la Ruta. “El año pasado, cuando tenían problemas con la Federación, nosotros fuimos el único equipo que les ayudó, al inscribir un corredor. No vamos a volver”, aseguró.