28 abril, 2013

Manuel Antonio. La polémica se encendió ayer en la llave masculina que abre las puertas a la final en élite, pues el equipo Curacao Balto 1 no quiso terminar el encuentro semifinal por falta de luz.

Esa situación enojó a los hermanos Villegas, del equipo Pedregal, ya que ellos argumentaban que había la suficiente claridad para finalizar el encuentro con normalidad.

“Yo tengo un problema en un ojo por una operación queme hicieron y a estas horas yo ya no veo”, explicó Raúl Sandoval, jugador que solicitó la finalización del cotejo.

Eso lo tomaron en cuenta los árbitros para trasladar el partido de ayer para hoy a las 8 a. m.

El disgusto por parte de Alexander y Gilberto Villegas se dio porque ellos habían ganado el primer set y el segundo lo llevaban a su favor por una leve ventaja.

“Todos aquí saben que yo juego casi que con un solo ojo por un problema que tengo y si yo puedo ver como no van a poder los demás”, mencionó Gilberto Villegas.

Cabe mencionar que los estatutos del voleibol de playa dicen que si un partido no se finaliza por la razón que sea, se deberá realizar al día siguiente desde cero.

Esa regla la tenían muy presente los campeones nacionales y por tal motivo se encendió la polémica en el atardecer.

En esta categoría, el equipo de Battery ya está instalado en la final, a la espera de su contendiente, el cual se conocerá hoy a las 10 a. m. cuando finalice la semifinal.