Pete Carroll y sus Seahawks buscan tomar la batuta de Bill Belichick y los Patriots

Por: Johan Umaña V. 31 enero, 2015

Bill Belichick redefinió la historia de los Patriots y, para muchos, la del fútbol americano. En el 2000 sustituyó en el puesto de entrenador en jefe a Pete Carroll, a quien los jefes de Nueva Inglaterra no le tuvieron mucha paciencia antes de entregarle el equipo al Monje.

El resultado del Super Bowl dará dos posibles resultados:

1. Con su sexto Super Bowl, Belichick ya empata con Don Shula como los de más finales disputadas. Si gana alcanzaría a Chuck Noll como los de más títulos.

2. Carroll podría ganar su segundo anillo y hacerlo en años consecutivos, algo que solo ocho equipos han logrado y no se hace desde hace una década (2003-2004, cuando lo hicieron los Patriots). Sería, por así llamarlo, un cambio de guardia, dando continuidad a la dinastía de los Seahawks.

El Monje y sus trucos. Belichick ya tiene espacio en el Salón de la Fama. Es considerado por muchos como el mejor entrenador de la historia y está cerca de poner los números para apoyar esa tesis.

Es metódico, experto en defensas y famoso por exprimir al máximo cada punto y coma del reglamento. Tanto así que se le considera como una especie de mago, siempre presto a sorprender.

Todo por ganar. Y no siempre se queda en lo legal. Su historial está manchado por casos de espionaje, contratación de jugadores que poseen información de los rivales y entregar vagos reportes de lesiones. El más reciente fue el escándalo de los 11 balones mal inflados en la reciente final de la Conferencia Americana.

Mas su capacidad es innegable. A Tom Brady lo escogió con la selección número 199 del draft del 2000 y hoy lo tiene en la discusión por el mejor mariscal de la historia. Así, se ha encargado de encontrar talento en lo inesperado.

El amable formador. Carroll tiene un estilo paternal y es formador de jugadores. Se aleja de la nueva escuela que se vale de la estadística y las nuevas tecnologías.

Tras malas experiencias con los Jets y los Patriots, Carroll volvió al fútbol americano universitario, donde le devolvió el orgullo a los Trojans del Sur de California y ganó dos títulos nacionales.

En 2010 regresó a la NFL y ha mostrado sus mejores talentos: gran capacidad para seleccionar los mejores jugadores y la conformación de la mejor defensa de la liga (líder en yardas totales permitidas en años seguidos).