Nueva Inglaterra se mide a Pittsburgh con un Tom Brady que evitó su sanción

 9 septiembre, 2015

La nueva temporada del fútbol americano (NFL) tendrá un inicio turbulento, luego de que un juez federal revocara la suspensión de cuatro partidos de castigo al mariscal de campo de los Patriots de Nueva Inglaterra, Tom Brady, por la polémica de los balones desinflados.

La decisión de habilitar a Brady le robó protagonismo al duelo inaugural de la temporada cuando precisamente los Patriots reciban a los Acereros de Pittsburgh hoy a partir de las 6:25 p. m., hora costarricense, en el Gillette Stadium de Foxboro.

Y es que los actuales campeones del Super Bowl habían tenido una pretemporada repleta de conversaciones sobre balones desinflados, demandas y suspensiones, pero faltando siete días para que dé comienzo la campaña regular, todo cambió con la autorización a Brady.

Ahora la pregunta es si todas estas distracciones perturbaron a los monarcas o bien la suspensión del castigo de su mariscal fue el detonante para ver de nuevo al mejor equipo de la campaña 2014, el que se embolsó 12 de los últimos 14 títulos divisionales.

Con Brady como titular desde 2001 Nueva Inglaterra ha sido amo y señor de la División Este de la Americana y la única vez que no llegaron a playoff fue en el 2008, cuando Brady se lesionó en el primer partido y se perdió el resto de la campaña.

Solo la campaña anterior Brady logró 33 touchdowns y 4.109 yardas para ayudar a que los Patriots obtuvieran su cuarto título del Super Bowl.

Los vigentes campeones de la liga acentúan su favoritismo en una división en la que dos equipos, Miami y Buffalo, hicieron adquisiciones interesantes que podrían poner en riesgo el cómodo reinado de los Patriots, que buscan de nuevo llevar el trofeo Vince Lombardi a sus vitrinas.

En al duelo inaugural Nueva Inglaterra tendrá al frente a un Pittsburgh muy distinto, pues de ser un cuadro defensivo, se transformó el año pasado en un equipo plenamente ofensivo, consiguiendo el segundo mejor ataque de toda la NFL.

De la mano del quarterback Ben Roethlisberger, los Steelers buscarán ratificar que su ofensiva está entre las mejores.

Tom Brady podrá arrancar la temporada sin ningún problema y estará al frente de los Patriots, que buscan revalidar el título. | ARCHIVO
Tom Brady podrá arrancar la temporada sin ningún problema y estará al frente de los Patriots, que buscan revalidar el título. | ARCHIVO

Atípicamente, es la defensiva la que presenta todos los signos de interrogación para la nueva campaña, pues inicia una era en la que por primera vez en más de una década no contarán con el inmortal Dick LeBeau llamando las jugadas, ni con el emblemático Troy Polamalu merodeando cada sector del campo.

Mientras eso sucede, los deseos de Roethlisberger se han cumplido. Por primera vez es la figura indiscutida del equipo, en quien recaerá toda la presión y los Steelers llegarán tan lejos como él pueda llevarlos.

En el 2014 eso fue suficiente para ganar el Norte de la Conferencia Americana y caer en la ronda divisional. Resta ver si hay elementos suficientes en la nueva temporada para superar eso.

Etiquetado como: