Ciclista fue segundo ayer por detrás de Paolo Montoya, pero asumió el liderato

Por: Juan José Herrera Ch. 1 julio, 2013

Deiber Esquivel (Scotiabank) se convirtió ayer domingo en el nuevo líder de la Copa Desafío Powerade de ciclismo de montaña, al acabar segundo en la quinta etapa de la prueba disputada entre las localidades de Guayabo y Parrita.

Esquivel perdió el sprint final con Paolo Montoya (Frijoles Tierniticos), un conocido de la disciplina pero quien hasta ayer debutó en la edición de este año.

Paolo Montoya (frente) le ganó en el sprint a Deiber Esquivel, el nuevo líder de la general. | DESAFÍO POWERADA PARA LN.
Paolo Montoya (frente) le ganó en el sprint a Deiber Esquivel, el nuevo líder de la general. | DESAFÍO POWERADA PARA LN.

“En el sprint me sentí muy bien, le dí fuerte y le gané. Fue una carrera muy rápida, tenía mucho descenso, aparte de que el clima ayudó, pese a la humedad. Estoy feliz por la vitoria”, aseveró Montoya.

Aún así, esa segunda casilla le bastó a Esquivel para superar al ahora sublíder José Montoya en la clasificación general, pues su compañero de equipo acabó sétimo.

Al hombre de los Frijoles Tierniticos le tocó pelear la cima con Esquivel y el líder de la Sub-23 Erick Soto (BCR-Pizza Hut), un nombre que poco a poco se va metiendo entre la élite de la montaña tica.

Hegemonía. En femenino la victoria fue para la siempre presente Adriana Rojas (Scotiabank), quien sumó su tercera victoria consecutiva en igual cantidad de presentaciones en esta edición.

Rojas completó los 80 kilómetros de recorrido con un tiempo de 2:45:42, 13 minutos por delante de su compañera Milagro Mena y a 19 de Natalia Navarro (Lio-Te), tercera de la quinta etapa.

“Gracias a Dios ganamos, sé que por haber perdido las dos primeras fechas no puedo ganar la general, pero sí cada carrera, esa es mi motivación. Fue una carrera muy rápida, pero la manejé de principio a fin”, relató Rojas.

La final de esta tercera edición de la Copa Powerade se llevará a cabo el próximo 4 de agosto en Heredia, en una jornada que promete estar reñida por esa ardua pelea por la clasificación final.