En un gran duelo, el serbio rompió racha de finales perdidas en Grand Slams

 7 julio, 2014

Londres. AFP El tenista serbio Novak Djokovic ganó su segundo torneo de Wimbledon al doblegar al suizo Roger Federer y arrebató al español Rafael Nadal el puesto de número uno mundial.

Djokovic se impuso por 6-7, 6-4, 7-6, 5-7 y 6-4 y conquistó su sétimo Grand Slam , con lo que igualó al estadounidense John McEnroe y al sueco Mats Wilander.

El partido fue largo (3 horas y 57 minutos), hermoso y disputado, y vio cómo se asomaba el Federer de los viejos tiempos. Sus 29 servicios directos hablan del nivel del suizo en esta final.

Djokovic opuso una fuerza mental admirable, había tenido el partido en la mano en el cuarto set pero lo dejó escapar, y en vez de hundirse como en sus últimas tres finales del Grand Slam , se rehizo en la última manga.

“No fue fácil después de perder el cuarto set, no sé cómo logré meterme de nuevo”, aseguró el bicampeón de Wimbledon.

Federer dijo que sus lágrimas tras el duelo no se debieron a que perdió sino por ver a su familia que lo apoyaba en la tribuna.

“(Wimbledon) es más memorable cuando ves ahí a tus hijos con tu mujer, eso fue lo que más me emocionó. La decepción por el partido se me pasó rápido”, dijo.

En el primer set, la igualdad fue absoluta y se decidió en el juego de desempate, que fue de primera calidad con puntos que se decidieron hasta después de 20 golpes.

El serbio Novak Djokovic afirmó que este es uno de los títulos que más orgullo le da haber ganado, por la lucha que dio Roger Federer en la final. | EFE
El serbio Novak Djokovic afirmó que este es uno de los títulos que más orgullo le da haber ganado, por la lucha que dio Roger Federer en la final. | EFE

En el tiebreak , Djokovic desperdició dos bolas de set tras remontar un 3-0, pero Federer en cambio aprovechó la única de que dispuso.

En la segunda manga Djokovic quebró el servicio de Federer en el tercer juego y no se llegó al drama del juego de desempate.

Los partidos en que dos jugadores andan bien en el servicio, como fue el caso de este, están condenados a decidirse en los tiebreak , y en el tercer set volvió a ocurrir. Esta vez, fue el serbio el que se lo anotó.

Parecía que Djokovic iba a liquidar el partido en la cuarta manga. Pero su rival armó un lío.

Hubo cinco rupturas de servicio, tres para el suizo y dos para el serbio; Djokovic llegó a estar 5-2 arriba, y a disponer luego de una bola de partido con 5-4.

El suizo tenía al público entregado a su causa y acabó llevándose milagrosamente el set.

Al inicio del quinto set, los problemas físicos aquejaron a Nole y el título para Federer parecía asomarse, pero el serbio se recuperó y por el contrario, su veterano rival dejó ir el triunfo en dos juegos.

A sus 27 años, el serbio se convierte en el undécimo jugador en repetir victoria en Wimbledon.