El noruego Ole Einar Bjoerndalen ganó la presea número 12 de su vida e iguala marca

 9 febrero, 2014
El noruego Ole Einar Bjoerndalen se impuso en la competencia de esprín del biatlón de 10 kilómetros y se convirtió en una leyenda. | AFP
El noruego Ole Einar Bjoerndalen se impuso en la competencia de esprín del biatlón de 10 kilómetros y se convirtió en una leyenda. | AFP

Sochi, Rusia. AFP Noruega confirmó que es una potencia en deportes de nieve en la primera jornada de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi , en la que se puso al frente del medallero con dos oros y Ole Einar Bjoerndalen igualó el récord de 12 preseas en la historia del evento.

El país escandinavo ocupaba el tercer lugar en la historia del medallero con 304 metales, 107 de oro antes de comenzar Sochi, aunque en algunas estadísticas se le coloca como líder ya que solo le superan en el cómputo de las dos Alemanias (358) y URSS-Rusia (308).

Bjoerndalen se impuso en la prueba de esprín del biatlón 10 km y con ese oro alcanza los 12 medallas olímpicas, igualando el récord de su compatriota Björn Daehlie.

Bjoerndalen, de 40 años, tiene siete medallas de oro en su carrera, cuatro de plata y una de bronce.

“No sé si es la victoria más bonita de mi carrera. He pasado años difíciles, conseguir resultados era complicado, pero mi motivación nunca se vino abajo, con lo que continué. Tengo detrás de mí un equipo fuerte, me animan todo el tiempo y sin duda han permitido todo esto”, comentó Bjoerdalen, manteniendo gran sobriedad pese a estar viviendo un momento histórico.

Daehlie ganó tres pruebas en 1992, dos en 1994 y tres nuevas en 1998 en esquí de fondo, sumando 12 en su palmarés (8 de oro y 4 de plata). “Va a pulverizar mi récord. Sus rivales no pensaban que el viejo de 40 años era capaz de esto”, señaló Daehlie.

El segundo oro para Noruega de la jornada lo obtuvo Marit Bjoergen, quien conservó su título de campeona olímpica de skiatlón, en esquí de fondo.

Bjoergen, gran favorita para la victoria en esta prueba, suma un oro más a los tres logrados en las justas de Vancouver 2010 y se convierte así en la deportista noruega con más medallas de oro en la historia del olimpismo.