5 agosto, 2013

Tanto para el equipo que perdió, como para el que ganó, la serie final del fútbol de playa sigue abierta, de cara al partido de vuelta.

A pesar de que Limón ganó de visita y recibe en su casa a Saprissa con esa ventaja, tanto morados como caribeños advierten que en este deporte la casa no pesa tanto como en el fútbol once.

“En esto, la localía no pesa tanto, es solo un gol, así que vamos a ir allá (Limón) a sacar el resultado”, contó Geovanny Guerrero, portero y figura de Saprissa.

Además, de que el margen de un gol es muy estrecho, las estadísticas durante este torneo no han acompañado a los equipos que juegan de locales, situación que en Limón la tienen presente.

“A nosotros nos ha costado mucho durante este torneo los partidos en casa por lo que no nos podemos relajar”, dijo Ariel Castillo, entrenador de los caribeños.

Los limonenses no se conforman con ganar ayer, sino que también quieren ganar el otro partido y no confiarse.

“Para nosotros esto no es una ventaja porque un gol no es nada, tenemos que salir como salimos aquí, a tratar de ganar el partido”, expresó Yosimar Downer.

Mientras que los morados creen firmemente que van a ir a Limón a darle vuelta a la serie, y a la vez, arrebatarle el título que les quitaron a ellos el torneo pasado.