La NFL también se ha comprometido a destinar $75 millones de dólares para llevar a cabo pruebas médicas a los exjugadores, $10 millones para la investigación médica y $112 millones para los honorarios de los abogados que han representado a los jugadores

 7 julio, 2014
Se pagarían las prestaciones de los jugadores retirados, heridos en el juego y que sufren de patologías que van desde la enfermedad de Alzheimer hasta la neurodegenerativa de Charcot.
Se pagarían las prestaciones de los jugadores retirados, heridos en el juego y que sufren de patologías que van desde la enfermedad de Alzheimer hasta la neurodegenerativa de Charcot.

NUEVA YORK

La justicia estadounidense aprobó este lunes por medio de un tribunal federal en Filadelfia un acuerdo que obliga a la NFL (federación de futbol americano) a pagar $675 millones de compensación a más de 4.000 exjugadores por daños personales durante sus carreras.

El acuerdo contempla la creación de un presupuesto total de $870 millones, que incluye los $675 millones de ellos para pagar las prestaciones de los jugadores retirados, heridos en el juego y que sufren de patologías que van desde la enfermedad de Alzheimer hasta la neurodegenerativa de Charcot.

La NFL también se ha comprometido a destinar $75 millones de dólares para llevar a cabo pruebas médicas a los exjugadores, $10 millones para la investigación médica y $112 millones para los honorarios de los abogados que han representado a los jugadores.

También deberá compensar durante 65 años a exjugadores próximos a sufrir enfermedades neurológicas y a sus familias, debido a los choques por repetidos cabezazos durante sus carreras.

Unos 4.500 exjugadores han acudido a los tribunales para exigir una indemnización de parte de la NFL, a la que acusan de no haberlos protegido.

"Esta es una oferta increíble para los jugadores de la NFL que se han retirado y sus familias, para los que sufren de trastornos neurocognitivos y para aquellos que están sanos pero con temor de desarrollar enfermedades de ese tipo en el futuro", señalaron asesores legales de los exjugadores.

Los exjugadores también acusan a la NFL de haber ignorado por mucho tiempo los problemas de lesiones de cabeza, que resultan en daños cerebrales graves y que pueden conducir a problemas cognitivos, sensoriales, de depresión e incluso la muerte.