El limonense confirmó que su temporada 2016 se prolongará, pues correrá en Europa

Por: Fanny Tayver Marín 18 agosto, 2016
Nery Brenes, es el máximo exponente del atletismo costarricense.
Nery Brenes, es el máximo exponente del atletismo costarricense.

Río de Janeiro, Brasil

Después de que culminó su participación en los Juegos Olímpicos Río 2016, el velocista costarricense Nery Brenes volvió a levantarse temprano para entrenar.

Verse entre los mejores 15 corredores de los 200 metros planos es todo un aliciente para el limonense, quien asegura que los deportistas de Costa Rica merecen que se les apoye más, porque hay muchos talentos que se pueden pulir y que para cosechar buenos resultados, también se tiene que invertir.

"La verdad es que para mí es un ciclo olímpico más, pero ahora hay que seguir apoyando a los (atletas) que vienen atrás, no dejarlos tan huérfanos como nos sucedió a muchos", afirmó el hombre que en estas justas accedió a las semifinales de los 400 y los 200 metros lisos.

Asegura que su historia es un parámetro para saber cuál es la realidad del deportista costarricense, porque considera que "si no hubiese sido por el Comité Olímpico uno no estaría aquí hoy por hoy".

"Yo puedo darle las gracias al CON, al Icoder, a mi familia, a mis amigos y a todo mundo; pero hay gente que trabajó con las uñas y por eso yo creo que hay que apoyar a las nuevas generaciones".

Brenes también puso de ejemplo al lanzador de martillo Roberto Sawyers, quien no logró avanzar a la final de su prueba.

"Estuve hablando con Roberto que no estaba muy contento y yo tampoco estoy muy contento, pero sabemos que se pueden mejorar las ayudas; antes de criticar a los muchachos yo creo que la gente debería de averiguarse cómo trabajan, con qué trabajan y bajo las condiciones con las que trabajan", citó.

Y agregó: "Roberto es el vivo caso, si no va a Europa no puede estar bien y el caso de Leo (Chacón), de los Andrey (Amador y Fonseca), yo creo que Milagro (Mena) lo hizo bien, yo creo que todos lo hemos hecho bien, las de voleibol de playa (Karen Cope y Natalia Alfaro) y, ahora hay que ayudarnos entre nosotros".

Nery afirma que los deportistas ticos necesitan respaldo y que realmente se valore lo que hacen.

"Yo sé que Henry (Núñez) y el CON no nos van a abandonar y no es tanto que me abandonen a mí, es que sigan apoyando a las nuevas generaciones que vienen en camino para que no se sientan desprotegidos y que tengan las condiciones mínimas para que sigan entrenando y poder llegar a unos Juegos Olímpicos", afirmó la gacela costarricense.

Además, el velocista le envía un mensaje a esos talentos que tiene el país y que a veces se sienten a punto de tirar la toalla porque las condiciones para desarrollarse como atletas no son las ideales.

"Yo nunca desmayé, la gente no me lo permite; hace un año yo quería retirarme, pero los que me conocen me levantaron y ahora puedo darle un gran gracias al pueblo de Costa Rica por este apoyo incondicional, pero me gustaría que fuera para todos, no solo para Nery".

Brenes toma la estafeta de capitán para alzar la voz por todos.

"Mi trayectoria ha sido muy difícil pero no creo que haya sido más difícil que la de Leo, que la de Roberto, que la de Milagro, que la de Andrey, que nos apoyen a todos por igual, Nery Brenes ya está, va de camino, en algún momento yo me retiraré pero me gustaría haber dejado un legado para que los muchachos tengan más facilidades y que se les apoye en la misma forma que el pueblo de Costa Rica me ha dado el gran cariño que a mí me tiene".

Correrá más este año. Nery Brenes ya conversó con su entrenador, Emmanuel Chanto y llegaron a la conclusión de que en lugar de ponerle punto final a esta temporada, lo mejor es aprovechar su nivel y continuar.

"Voy a seguir entrenando porque sé que la temporada no acaba, desde el principio dijimos que era una temporada larga y ahora solo nos queda seguir entrenando", citó el hombre más rápido del país.

Sobre lo que fue su accionar en la semifinal de los 200 metros planos, donde terminó sexto en su heat, con 20.33, la saeta tica reseñó que se sentía un poco incómodo en el carril 3.

"Pero me siento muy agradecido con Dios; no era mi prueba, llegué más largo de lo que pensé que lo iba a hacer y ahora a sentar cabeza, sabemos que en pocos días llegamos al país y en pocos días saldremos a Europa a seguir compitiendo y hay que seguir entrenando".

Brenes se irá de Río tranquilo, porque dio todo lo que tenía y a pesar de que tuvo algunas fallas y él mismo admite que pudo correr mejor, tampoco queda con remordimientos.

"Estoy muy contento, no conforme, pero contento; sabemos que fue un año muy bonito y solo queda culminarlo, vamos a seguir compitiendo en Europa y ahora a entrenar y ya esto es pasado. Hubiera deseado correr más rápido, pero fueron carreras distintas, son condiciones distintas y ahora a entrenar".

El experimento de combinar los 400 y los 200 metros funcionó, así que no cambiará la fórmula.

"Ya hablamos de eso y parece que sí vamos a seguir entrenando ambas pruebas y enfocarnos un poco más, porque sabemos que nos va a servir para el 400. Todavía la temporada no ha acabado y siento que tengo mucho que mejorar en el 400 y en el 200, que es lo que queremos".

La palabra revancha no está en su vocabulario desde hace mucho tiempo, pero sí tiene una deuda pendiente que en algún momento espera saldar.

"Una espinota es lo que hay con el 400, espero que en Europa se pueda mejorar más y ahora lo que queda es hacer las cosas bien", reseñó.

Aún no piensa en lo que serán los Juegos Centroamericanos del próximo año en Managua, porque le falta mucho camino que correr en lo que resta de esta campaña, pero él sí se siente con cuerda para soñar con decir presente por cuarta ocasión en unos Juegos Olímpicos, luego de estar presente en Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016.

"Si las piernas me dan sí quiero estar en Tokio 2020; yo voy a hacer el ciclo, yo hablé con don Henry Núñez que hay Nery para rato. Siempre y cuando las piernas me den, yo voy a seguir trabajando y representando a mi país, que es lo que siempre me ha gustado", subrayó Nery Brenes.