20 abril, 2016
En las carreras profesionales ahora se anda en busca de motores en las bicicletas.
En las carreras profesionales ahora se anda en busca de motores en las bicicletas.

Huy, Bélgica

El Movimiento por un Ciclismo Creíble (MPCC) solicitó este miércoles "un control sistemático" de las bicicletas de los corredores de primer plano para controlar el fraude tecnológico, y añadió la posibilidad de emprender acciones judiciales.

El MPCC, que reúne los equipos de primera y de segunda división así como a otras partes del ciclismo (federaciones, patrocinadores, etc), reaccionó con este comunicado al reportaje difundido el domingo por la televisión francesa, que calificó de "preciso en sus desarrollos".

"Examinaremos todas las posibilidades con el objetivo de activar todas las acciones judiciales necesarias y útiles para desenmascarar a los tramposos y proteger la integridad del ciclismo", añadió.

"Invitamos con fuerza a los organismos oficiales, especialmente a las organizaciones que representan a los corredores, a comprometerse como el MPCC, procedimientos indispensables para descubrir la verdad y la protección del ciclista profesional", continuó.

El MPCC además pidió a la Unión Ciclista Internacional (UCI) "abrir inmediatamente una investigación interna" y destacó, entre las acciones para luchar contra el fraude tecnológico, "la creación de manera aleatoria de zonas de control en carrera y sin obstáculos con cámaras térmicas".

"Todas las bicicletas de los corredores deben ser sometidas a un control antidopaje y ser sistemáticamente verificadas", añadió el movimiento presidido por Roger Legeay.

"La credibilidad del ciclismo pasa por tomar medidas fuertes y radicales para encontrar a los tramposos y a su entorno", insistió el MPCC.

El lunes, la Asociación Internacional de Corredores (CPA) pidió "sanciones ejemplares" que lleguen a la suspensión de por vida.

El domingo la televisión francesa y el diario italiano Corriere della Sera de publicaron un reportaje sobre los motores eléctricos en el que insistieron en que las trampas mecánicas no solo serían obra de ciclistas de segunda fila, sino también de corredores de primer orden.

Etiquetado como: