8 septiembre, 2014

Jacó Ernesto Lobito Fonseca dio una demostración de fuerza de voluntad y volvió a ser el blanco de los aplausos ayer en el Eco Triatlón que se realizó en Jacó.

El ahora triatleta tetrapléjico sufrió con la humedad, los desniveles y alguno que otro fallo técnico para alcanzar la meta.

Sin embargo, fiel a su tenacidad inherente, Fonseca se impuso a todas las peripecias que le presentó el trayecto y terminó la competencia con un tiempo de tres horas y cinco segundos.

Ernesto Lobito Fonseca al terminar la competencia. | ALBERT MARÍN.
Ernesto Lobito Fonseca al terminar la competencia. | ALBERT MARÍN.

Lobito logró completar los 750 metros de natación, 20 kilómetros de ciclismo y cinco km de atletismo, pero al cruzar la meta se desvaneció sobre su silla de ruedas y tuvo que que ser atendido inmediatamente.

Tras un leve reposo sobre una piscina de plástico, Lobito se compuso y pudo comparecer ante los medios de comunicación.

“El recorrido fue duro, sin la ayuda de la asistencia hubiese sido imposible completarlo. Voy a necesitar varios días para recuperarme”, destacó Fonseca.

“La verdad, terminé destrozado, perdí el control de mis emociones, sentí mucha deshidratación,” comentó Fonseca.

“Creo que hay diferentes tipos de carreras, como en las que uno ataca al terreno. En esta yo no ataqué nada, solo traté de sobrevivir ”, concluyó Lobito.

Fonseca espera competir en en el Campeonato Nacional de Triatlón que se realizará en octubre en la zona de Quepos.

Etiquetado como: