Bryan Solano aseguró que no le fue fácil irse a Nicaragua con 17 años, pero tenía la fe de alcanzar su anhelo, de ser profesional y ayudar a su familia

Por: Juan Diego Villarreal 30 marzo
Bryan Solano aprendió a jugar béisbol en la playa de Cieneguita de Limón.
Bryan Solano aprendió a jugar béisbol en la playa de Cieneguita de Limón.

Bryan Solano, vecino del barrio Cieneguita y quien es pitcher derecho, se integrará con 19 años a la academia del equipo de Grandes Ligas en República Dominicana, después de jugar año y medio en Nicaragua.

¿Cómo se dio el contacto para irse a Nicaragua?

Mi entrenador Ricky Lackwood, quien me guio desde niño, fue quien me dijo de la oportunidad de ir a Nicaragua, al igual que un amigo que me vio condiciones, por lo que me recomendaron.

¿Si no hubiese ido a Nicaragua, habría tenido la opción de los Astros?

La verdad nadie lo sabe, solo Dios, pero es cierto que en Nicaragua mejoré el peso, la fuerza y varios aspectos técnicos.

¿Le costó tomar la decisión de marcharse?

El mismo amor al juego lo hace a uno tomar decisiones y querer ayudar a la familia. Fue difícil, pero hoy no me arrepiento.

¿Cómo se siente emocionalmente ahora que debe afrontar el viaje a Dominicana?

Uno se debe preparar antes de partir, porque estaré lejos de las personas que me quieren. Con el tiempo uno se acostumbra, conoce amigos y se adapta al lugar. Sé que tendré una dura competencia, pero con el trabajo todo es posible.

¿Cómo empieza Bryan Solano en el béisbol?

Inicié en la playa de Cieneguita con mis amigos. Como todo niño jugaba por diversión y poco a poco sentí que lo necesitaba demasiado.

¿Dónde jugó antes de irse a Nicaragua?

Jugué con los equipos Reyes de Limón y en la liga de Santo Domingo con los Patriotas. También en los Juegos Nacionales (ganó medalla de plata con Limón en 2015 y fue declarado el pelotero más valioso).

¿Alguna vez jugó fútbol?

Nunca me llamó la atención; lo mío es el béisbol.

Bryan Solano y su madre Julieth Beckford se funden en un abrazo en el Parquede béisbol Antonio Escarré, en Barrio La Cruz y San José. Ambos no estaban juntos desde octubre pasado
Bryan Solano y su madre Julieth Beckford se funden en un abrazo en el Parquede béisbol Antonio Escarré, en Barrio La Cruz y San José. Ambos no estaban juntos desde octubre pasado

¿Cómo se siente tras la firma con los Astros?

Logré lo que quería, me siento muy contento, es un sueño para mí. Ahora debo trabajar más fuerte y llamar la atención para ir escalando poco a poco y llegar algún día a las Grandes Ligas.

¿A quién le dedica este logro?

A mi papá que hace 14 años no está conmigo. Fue el motor que me impulso a seguir adelante. El saber que mi papá no está con vida y es mi mamá la que me sacó adelante me dio las fuerzas para continuar y seguir hasta el final.

¿Cómo siente que lo van a recibir en Limón, ahora que regresa al Estadio Big Boy?

Ahora estaba pensando que el día que salí de allí, hacia Nicaragua, me dije que no iba a volver a mi casa hasta que lograra firmar para Grandes Ligas. Era un meta que gracias a Dios pude cumplir.

¿Estará en la Selección de Costa Rica de béisbol en los próximos Juegos Centroamericanos?

Eso debe decidirlo la organización. De momento no sabría decirlo.

¿A quién admira?

Admiraba a Yordano Ventura (qdDg) y también a Chris Sánchez; son los lanzadores que me llaman la atención.