Por: José Luis Rodríguez C. 17 agosto, 2012

Liberia. Como un héroe. Así fue recibido ayer por la tarde Leonardo Chacón en su Liberia natal tras participar en los Juegos Olímpicos que se llevaron a cabo en Londres.

Primero en una carroza junto a niños y adolescentes triatlonistas, y luego subido de una carreta con bueyes, Chacón fue paseado por las principales calles de la Ciudad Blanca, la misma de la que él hace alarde cada vez que habla.

El desfile y los actos protocolarios, según Carlos Guido, gestor deportivo del Comité Cantonal de Deportes, es una forma de reconocer el esfuerzo de Leo en Londres.

Allá el triatleta realizó una excelente labor en la etapa de natación, y se mantenía con los punteros en bicicleta hasta que una caída del canadiense Simon Whitfield lo tiró al suelo, provocándole lesiones en cadera y hombro.

A pesar de eso, el guanacasteco se levantó, montó nuevamente su bicicleta y concluyó la prueba.

“La idea era que él ( Leo ) se sintiera acogido por el pueblo y darle las gracias por poner tan en alto a Costa Rica”, indicó Guido.

Mientras la gente se aglomeraba a su lado para felicitarlo, Chacón no cesaba de sonreir y sentirse sobrecogido por el cariño mostrado.

“Estoy superorgulloso y supercontento. Qué puedo decir; no se puede describir con palabras que un pueblo a uno lo quiera y lo reciba de esta forma”, comentó Chacón.

De muy buen humor, y orgulloso de su “cédula cinco”, el tico añadió que la caída en bici fue como cuando un montador cae del toro.

“Acá un guanacasteco se cae del toro y a los dos días está otra vez montando”, comentó Chacón mientras seguía saludando.

Etiquetado como: