El liberiano debe defender sus puntos en el ranquin ITU durante todo el año

Por: Fanny Tayver Marín 4 mayo, 2015
MAYELA LÓPEZ
MAYELA LÓPEZ

Leonardo Chacón depende de sí mismo para competir el próximo año en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

El triatleta liberiano ya tiene en sus manos la clasificación virtual a la fiesta olímpica, pero no se confía, no pierde el tiempo, ni se conforma con los 1.128 puntos que lo colocan entres los 50 mejores del ranquin mundial proyectado hacia los Juegos Olímpicos.

Ayer regresó a las competencias con un gran resultado, pues se dejó el sexto lugar en el Panamericano que se celebró en Monterrey, México. De esa manera superó el undécimo lugar del 2014.

El resultado le añade puntos valiosos en el escalafón y eso le da tranquilidad en el tema de clasificación olímpica. “Venimos creciendo poquito a poquito, conforme el año va pasando y eso a cualquier atleta le da confianza”, expresó Chacón tras su gran día.

En los últimos días cargó baterías a full . A las 4:30 a. m. suena el despertador y en pocos segundos está en pie. Desayuna, sale del Hotel Grandpas, su cuartel en la concentración de altura en Cartago y se va a la pista del TEC.

“Hago cinco repeticiones de 2.000 metros a todo lo que da el cuerpo, con mediciones de lactato y pausas que va determinando el entrenador en el momento”, comentó Leonardo Chacón.

La rutina, que conlleva unas seis horas de entrenamiento, la fiscaliza Pedro Rodríguez.

Para aflojar piernas después de la corrida, Leo hace dos horas de ciclismo. Almuerza, duerme una hora y en la tarde nada 5.000 metros en la piscina de Moren.

“Yo pensaba que yo me entrenaba duro antes y lo percibía, pero ahora entreno más duro todavía y con más volumen. La planificación es detallada y rindo conforme me piden y exigen”, dijo.

El proceso de recuperación también varió para el nacional.

Antes, después de competir en una Copa Mundo o en una Super Serie, Leonardo Chacón hacía entrenamientos fuertes al día siguiente, pero ahora descansa.

“Al tercer día se hace algo intermitente, al cuarto día tal vez algo de volumen y después se vuelve a bajar para la competencia del fin de semana siguiente, eso cuando las competencias son de semana a semana. Se probó en Oceanía y nos funcionó”.

El sistema nuevo es justamente el método de entrenamiento que tienen sus rivales.

“Entonces hay que ser igual de competitivos que ellos. Lo bueno es que comparando a los que hicimos lo mismo, tal vez yo fui el atleta más regular en puntos y posiciones”, expresó Leo Chacón.

Este mes inicia el conteo del segundo año de clasificación “y tengo que competir en todo lo que pueda, hemos avanzado, pero esta guerra aún no se acaba”.

infografia