Un proyecto de ley presentado por el CON pretende aumentar en $4 el impuesto de salida del transporte aéreo, un dinero que se invertiría en la preparación de los atletas ticos para las competencias internacionales

Por: José Pablo Alfaro Rojas 2 septiembre, 2016
Nery Brenes fue el abanderado de Costa Rica en una ceremonia de color y música en la apertura de los Juegos Olímpicos.
Nery Brenes fue el abanderado de Costa Rica en una ceremonia de color y música en la apertura de los Juegos Olímpicos.

Un incremento de $4 dólares en el impuesto de salida del transporte aéreo de cada ciudadano, podría darle un salto de calidad al deporte de alto rendimiento en Costa Rica.

Así lo plantea el proyecto de ley 19468, presentado por el Comité Olímpico Nacional (CON), que le permitiría a este órgano recibir alrededor de ¢5.000 millones por año para la preparación de los atletas.

Proyección que realiza el CON.
Proyección que realiza el CON.

El beneficio económico se lograría si se toma en cuenta que en el 2015 salieron por vía aérea un total de 2.390.420 personas, de acuerdo a los datos del Ministerio de Hacienda. Esta cifra multiplicada por los $4 adicionales que se incluirían en el impuesto, equivale a $9,5 millones, que al tipo de cambio del Banco Central serían ¢5.293 millones.

La iniciativa pretende que las personas que salen de Costa Rica paguen $33 en lugar de los $29 ($27 que se deja la dirección general de Tributación Directa y $2 a favor del Ministerio de Agricultura y Ganadería) que se cobran en la actualidad.

Según el presidente del CON, Henry Núñez, con este aumento Costa Rica seguiría teniendo uno de los impuesto de salida más bajos de toda la región, solo por debajo de Guatemala que paga $32,59.

"Si queremos pensar que Costa Rica puede aspirar a ganar una medalla en unos Olímpicos o unos Centroamericanos este sería un buen paso. Son miles de deportistas los que podríamos desarrollar", explicó Núñez.

De aprobarse la ley, el CON proyecta invertir cerca del 60% del presupuesto en la preparación de los atletas para las competencias internacionales, también contrataría profesionales para su desarrollo, en este caso entrenadores, médicos, nutricionistas, etc, y se utilizaría un porcentaje en el desarrollo de un centro de alto rendimiento.

El proyecto fue aprobado de manera unánime por la Comisión de Niñez y Adolescencia de la Asamblea Legislativa, conformada por 11 diputados, y en las próximas semanas será presentando en el plenario, en donde se podría presentar alguna moción, y posteriormente votarlo.

Ronny Monge, del partido Liberación Nacional y parte de esta comisión, dice que el aumento no traería mayor impacto en el sector turismo. Según él, la mayoría de personas que salen del país pagan, en promedio, entre $500 y $1000 por tiquete, pues los destinos más visitados son Estados Unidos y Europa.

"No es un impuesto que golpea a las clases más vulnerables y eso es muy importante. Hay que entender que el dinero que entraría para la alta competencia tampoco es una gran suma, en comparación a lo que necesitan los atletas, pero al menos sería una ayuda valiosa para ellos", explicó Monge.

Sin embargo, el presidente de la Cámara Nacional de Turismo, Pablo Abarca, se mostró en contra de la propuesta, al considerar que se pretende afectar a un sector de alta productividad para el país.

Según él, Costa Rica ya es el destino más caro del área como para aumentar el costo en los impuestos, sin que exista ningún beneficio para el sector turismo.

"Nos parece que esto no se trata de castigar al alumno bueno de esta manera, creo que hay formas distintas y este impuesto tampoco es algo que vaya favorecer el sector turismo como tal", explicó Abarca.

"Este es un impuesto que no le aporta al sector turismo como tal", dijo Pablo Abarca, presidente de la Cámara Nacional de Turismo

Proyección. Según Núñez, con este dinero Costa Rica podría aspirar a ganar por primera vez en la historia los Juegos Centroamericanos y además incrementar el número de atletas para las justas olímpicas.

El dirigente toma como base los Centroamericanos de San José 2013, cuando el gobierno aportó más de ¢2.000 millones en la preparación de los deportistas y se obtuvo la mejor participación de la historia al ganar 93 medallas.

En esa ocasión, Costa Rica quedó a siete medallas de Guatemala, quien invierte $24 millones (cerca de ¢13.000 millones) por año en sus atletas olímpicos.

El dirigente dice que en este momento dependen de la voluntad del Icoder (Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación), que les gira una suma distinta de dinero en cada año, por lo que se les dificulta desarrollar planes deportivos para el mediano y largo plazo.

Por ejemplo, en el 2012 recibieron ¢2,183 millones, en el 2013 obtuvieron ¢1,278, en 2014 se le depositaron ¢2.424 millones y en 2015 la suma bajó a ¢1.000 millones.

No obstante, Abarca está de acuerdo en que se busque una solución para incrementar la inversión en el deporte tico, pero asegura que no se puede sacrificar la competitividad turística.

Mientras, la diputada liberacionista Maureen Clarke considera que es una necesidad para el país apoyar a los atletas, pues realizan muchos sacrificios sin ni siquiera recibir una preparación idónea.

Costa Rica saca pecho cuando hay medallas pero no nos dan vergüenza las condiciones que tienen nuestros atletas. Esto sería una inversión, no un gasto", aseguró Clarke.