La ausencia de laboratorios internacionales abiertos fue el motivo

 30 diciembre, 2013

Redacción

Ludwing Johansen es el Comisario Antidopaje de UCI.
Ludwing Johansen es el Comisario Antidopaje de UCI.

Aunque en un inicio se anunció que en la Vuelta a Costa Rica podrían realizarse pruebas de sangre en el control antidopaje, esto no se pudo llevar a cabo.

En cada una de las 12 etapas del giro nacional se tomó una muestra de orina del ganador de la etapa, del líder general y de dos pedalistas más elegidos al azar.

Sin embargo, fue imposible realizar los exámenes de sangre, ya que al ser fechas festivas muchos laboratorios están cerrados, aseguró el presidente de la Federación Costarricense de Ciclismo (Fecoci), Hernán Solano.

"El problema es que nosotros teníamos que cumplir todo el protocolo, no solamente el nuestro, sino el hecho de que las pruebas tienen que llegar al laboratorio internacional en 36 horas y desgraciademente, por ser días festivos, el único laboratorio que en algún momento podía era en Cuba. Sin embargo, no nos garantizaron que las pruebas pudieran llegar en ese tiempo por un tema de desalmacenaje, y no podíamos arriesgarnos a eso", explicó Solano, tras la última fracción de la Vuelta.

A pesar de eso, el jerarca del ciclismo se mostró complacido por el progreso que se tuvo respecto al tema antidopaje. "Hemos avanzado en ese tema y posiblemente esa experiencia le queda a la Comisión Nacional Antidopaje que lo pueda aplicar", aseguró.

Para este año, la Vuelta contó con la novedad de un camper totalmente equipado para realizar las pruebas antidopaje a los ciclistas.