Jeremy Arce, quien representaría a San Carlos, perdió su extremidad hace cuatro meses.

Por: José Luis Rodríguez C. 6 julio, 2015
Jeremy Arce, quien representaría a San Carlos, perdió la pierna hace cuatro meses.
Jeremy Arce, quien representaría a San Carlos, perdió la pierna hace cuatro meses.

Ciudad Quesada, San Carlos

De pie junto a sus hermanos y padres, él espera ansioso que la lluvia disminuya y que el juez de la partida.

Pese a que no alineará en la salida, él está ahí, con el único pie completo que le queda, feliz, como si fuera a competir, como si nada hubiera pasado.

Y es que para Jeremy Arce, un fuerte “roble” de apenas 14 años, perder parte de su pierna derecha en un accidente de motocicleta, hace apenas cuatro meses, significó la oportunidad de volver a comenzar.

Aquella mañana, tras dejar a su hermano en la escuela, en la que un carro frenó de pronto, y él, en su moto, no pudo esquivarlo, no acabó con el espíritu combativo, lo impulsó.

“No estan duro, esta es una etapa de la vida que uno tiene que pasarla, no se va a echar atrás uno por una pierna cortada... lo que más me duele es no poder patinar”, dijo Jeremy, a quien los doctores le cortaron de la mitad de la tibia hacia abajo.

Custodiado de cerca por Maripaz, su hermana de tres años, este joven, hijo de Luis Alberto Arce y María Gabriela Miranda, era una de las tres cartas fuertes de su cantón.

“Junto a Max López y Gerald Brenes éramos los tres mejores”, recordó.

Y es que volver a ponerse unos patines y jugar fútbol es lo que más quiere este norteño, quien reconoció no ser muy bueno para el estudio.

“El primer día que me pasó el accidente me sentí un “poquillo” mal, pero ya después estaba normal, este miércoles voy a San José para que me pongan la prótesis. El joven asegura que hará lo posible por integrarse nuevamente al deporte cuando tenga la prótesis.

Sostenido de unas muletas de madera, ahora compañeras de vida, Jeremy no sabe de excusas, a él la vida le amputó parte de su cuerpo, no las ganas de patinar.