Por: José Luis Rodríguez C. 22 febrero, 2015

En medio del frío que invadió Tibás, la primera edición de la carrera San Juan de Noche no tuvo estrellas, mas sí sudor.

Aunque los nombres de los atletas élite no estuvieron presentes en una prueba sin premios, pues su objetivo fue recaudar dinero para la parroquia, casi un millar de entusiastas, muchos de ellos de buen paso, participaron en la primera edición de esta prueba nocturna.

Entre estos corredores, la gran mayoría desconocidos, sobresalió Róger Coto, brumoso que se adjudicó el triunfo después de hacer los 8,5 kilómetros de recorrido en 27:31 minutos.

Coto, vendedor de implementos Saucony, ganó con cierta comodidad, pues Luis Rodríguez, segundo, llegó a 16 segundos.

“Tenía dos años de no hacer una –carrera– nocturna, que me favorece por la temperatura. Me sentí bastante bien y espero más adelante tener un poquito más de competencia”, expresó Coto.

La satisfacción del atleta fue la que se palpó en los 980 corredores que pagaron ¢10.000 de inscripción para ayudar a la iglesia.

La San Juan de Noche es una más de las pruebas pedestres nocturnas que se realizan en el país, ya que son bastantes gustadas.

Róger Coto, quien se entrena con el equipo Scotiabank, triunfó anoche en la primera edición de la San Juan de Noche, con 27:31. | DIANA MÉNDEZ
Róger Coto, quien se entrena con el equipo Scotiabank, triunfó anoche en la primera edición de la San Juan de Noche, con 27:31. | DIANA MÉNDEZ

Según Pablo Naranjo, quien acabó tercero, la ruta fue apta para conseguir un buen tiempo.

“Los primeros seis kilómetros eran rápidos, pero los últimos dos sí fueron “bravos” por ir hacia arriba. Esto es por colaborar, que nunca está de más”, indicó.

Al final, el frío fue solo un recuerdo para los que sudaron, que no eran estrellas.

Etiquetado como: