130 costarricenses viajaron hacia la gran manzana para tomar la salida este domingo

 2 noviembre, 2014

Nueva York

La maratón de Nueva York arrancó hoy marcado por las bajas temperaturas y, sobre todo, los fuertes vientos que se registran en la ciudad. 130 costarricenses viajaron hacia la gran manzana para tomar la salida este domingo.

La directora de la carrera, Mary Wittenberg, dio el pistoletazo de salida junto al alcalde, Bill de Blasio, poco después de las 9:40 am en Staten Island, el primero de los cinco distritos por los que transitan los atletas.

Desde allí, los más de 50.000 corredores atraviesan el puente de Verrazano-Narrows hacia Brooklyn, para después visitar Queens y El Bronx, antes de terminar en Central Park, en el corazón de Manhattan.

La Maratón de Nueva York se tramita en estos momentos con la participación de 50.000 atletas
La Maratón de Nueva York se tramita en estos momentos con la participación de 50.000 atletas

La carrera está condicionada este año por un tiempo invernal, con una temperatura en torno a los 8 grados en la salida y vientos del norte con rachas superiores a los 60 kilómetros por hora.

Se calcula que durante más de la mitad de la prueba los atletas recibirán ese viento de frente, por lo que puede haber un claro impacto en el ritmo.

Las fuertes ráfagas obligaron a la organización a reducir la señalización en muchas zonas de la carrera para evitar que los carteles salgan volando y golpeen a los atletas.

En los primeros compases de la prueba, el impacto del viento ya se hizo evidente y los profesionales masculinos formaron un amplio grupo cabecero para protegerse de las ráfagas, en especial en el paso por el primer puente.

Los kenianos Geoffrey Mutai y Wilson Kipsang parten como los grandes favoritos en la categoría masculina.

Entre las mujeres, que tomaron la salida, media hora antes que los hombres, destaca la presencia de Mary Keitany, Buzunesh Deba, Edna Kiplagat y Firehiwot Dado.

La policía de Nueva York ha llevado a cabo un importante refuerzo de la seguridad en toda la ciudad, con un despliegue de 4.000 agentes, 20 barcos patrulla y varios equipos de vigilancia aérea.