Equipo de beisbol de Upala está formado por 16 hijos de pinoleros y un residente

Por: José Luis Rodríguez C. 11 julio, 2015
Beisbolista de Upala se alista para su turno al bate en los Juegos Deportivos Nacionales.
Beisbolista de Upala se alista para su turno al bate en los Juegos Deportivos Nacionales.

San José de Upala, Alajuela.

En realidad son 16 corazones los que laten con sangre nicaragüense, y uno residente, los que integran el equipo juvenil de Upala que participa en los Juegos Deportivos Nacionales Zona Norte 2015.

Todos hijos de nicas que llegaron al país a trabajar y vivir, estos muchachos representan a un cantón donde la influencia del vecino del norte hace que el 80% de los upaleños practiquen béisbol y el 20% restante el fútbol.

La historia dice que los primeros en jugar béisbol fueron los peones nicaragüenses traídos para sembrar cacao, y que desde ahí Upala se caracterizó por se una tierra de "peloteros".

Sea que vivan del lado costarricense, o en Nicaragua, los integrantes del equipo hacen cualquier cosa por representar a Upala en una disciplina que tienen tatuada en su ADN.

Tal es el caso de Robert Ubao, quien vive en una finca en Papaturro, pueblo nica ubicado a dos kilómetros de la frontera.

Ubao, hijo de Edwin Ubao y Elizabeth Delgado, él nica y ella tica, recorre 30 kilómetros para entrenarse en la cancha de San José de Upala: dos para salir de su casa, ocho para llegar a La Victoria, donde toma una buseta, y 20 hasta Upala.

"Para todos nosotros es un orgullo ser costarricenses y tener sangre nicaragüense, siempre jugamos con la cabeza en alto, demostrando que podemos salir adelante", dijo Ubao, de 19 años y padre de Scarlett, de año y medio, y quien al igual que el 90 % del equipo, trabaja en agricultura desde muy joven.

Según Mayra Irigollen, miembro del Comité Cantonal de Upala, algunos jugadores viven con sus abuelos porque las madres se fueron a trabajar a Nicaragua o en la capital tica.

"La mamá de Raúl Arriola trabaja en San José, pero las de Mayron Silva y Ernel Pineda se fueron a Nicaragua y desde allá mandan comida", comentó Irigollen.

"La mayoría de ellos son pobres, casi todos trabajan; hay algunos que hasta perdieron el trabajo por venir a competir a los Juegos, pero es que ellos son muy apasionados con el béisbol, como todo el pueblo", añadió la dirigente.

Pese a que el jueves perdió 2-7 ante San José y hoy cayó 4-7 contra Limón, Upala mantiene las esperanzas vivas en ese corazón tico que busca la medalla de oro con sangre nicaragüense.

Etiquetado como: