Analistas y entrenadores coinciden en que el joven atleta que terminó de cuarto en la final de los 800 metros en el Mundial de Atletismo Sub-18 en Nairobi, Kenia, tiene un enorme talento, pero sin ayuda o buenos fogueos difícilmente seguirá subiendo su nivel y bajando sus marcas.

Por: Juan Diego Villarreal 15 julio
Los expertos no duda de la calidad del joven atleta Juan Diego Castro Villalobos, pero insisten que sin el apoyo adecuado no pasaría de ser una buena promesa.
Los expertos no duda de la calidad del joven atleta Juan Diego Castro Villalobos, pero insisten que sin el apoyo adecuado no pasaría de ser una buena promesa.

Su zancada elegante, la inteligencia para correr, sus buenos tiempos y su juventud son algunas de las virtudes que destacan en el joven atleta Juan Diego Castro Villalobos, quien a sus 17 años se ubicó este sábado en la cuarta posición del evento de los 800 metros lisos del Mundial de Atletismo Sub-18 en Nairobi, Kenia.

Castro, quien corre para el equipo Dos Pinos, realizó una carrera muy táctica e impuso además un nuevo récord nacional mayor, con un crono de 1 minuto 49 segundos y 76 centésimas (1:49.76), demostrando que es un diamante en bruto en el atletismo costarricense y una figura a seguir y apoyar en los próximos años.

El anterior registro pertenecía a Víctor Emilio Ortiz, quien en el 2012 había logrado 1:50.04.

Juan Diego vino de atrás hacia adelante en una carrera inolvidable para dejarse la cuarta casilla y desplazar al keniano Noah Kirprono , en un cierre de agallas.

El ganador del evento y la medalla de oro fue el etíope Melese Nberet, con 1:47.12, firmando un nuevo registro para el orbe en su categoría; mientras, su compatriota Tolesa Bodena fue segundo, con 1:47.16; el tercer puesto y la presea de bronce fue para el keniano Japhet Kbiwott Toroitich, con 1:47.82.

Para los especialistas en atletismo, como los entrenadores Emmanuel Chanto y Sergio Molina, y el analista Jorge Lobo Di Palma, el joven josefino tiene todos los elementos para triunfar en un futuro, pero es claro que debe progresar en sus tiempos.

Aseguran que es muy joven y tiene tiempo suficiente para mejorar. Lobo Di Palma aseguró que lo ideal es que Castro empiece a entrenar fuera del país lo antes posible, mientras Chanto y Molina indicaron que con un entrenador costarricense él puede lograr sus metas, siempre y cuando la empresa privada y los entes gubernamentales le asistan y apoyen.

"Creo que es el momento idóneo para que se vaya becado al exterior. Lo que viene es muy difícil pulir y en Costa Rica no tenemos los recursos, ni el equipo ni la preparación para que Juan Diego continúe su progresión y lo estarían limitando en su evolución", sentenció Lobo Di Palma.

El profesor de educación física indicó que si el josefino desea bajar sus tiempos en los 800 metros debe pensar en mejorar en los 400 metros porque es la única manera de ser más rápido, de lo contrario será complicado que pueda competir a nivel internacional a nivel mayor.

"Actualmente, la marca para asistir a los Juegos de Tokio 2020 es de 1:45 (en los 800 metros), por lo que él debe andar entre 46 y 47 segundos cada 400 si desea hacer la marca. Es un corredor inteligente y muy elegante para correr, por lo que es cuestión de pulirlo, pero definitivamente debería salir al exterior para mejorar en todos los aspectos", agregó Lobo.

Juan Diego Castro terminó una semana inovidable en Nairobi, Kenia, donde demostró poder estar con los mejores atletas de su categoría.
Juan Diego Castro terminó una semana inovidable en Nairobi, Kenia, donde demostró poder estar con los mejores atletas de su categoría.

Por su parte, Emmanuel Chanto, quien es el entrenador de Nery Brenes confesó estar muy feliz por la labor de Juan Diego y felicitó a su entrenador Marvin Ramírez por la planificación del trabajo con el joven josefino, así como la táctica que empleó en la carrera.

"Hay que reconocer el talento excepcional de Juan Diego. Es una de las grandes promesas que tiene el atletismo costarricense y en el futuro cosas mejores podrán venir para él, siempre y cuando tenga el apoyo incondicional de los entes gubernamentales y la empresa privada", recordó Chanto.

El entrenador tiene plena confianza en la labor que pueda desarrollar Marvin Ramírez con su pupilo, pero tiene claro que si no tiene el apoyo o si se suspende su desarrollo por alguna lesión del joven será complicado que puedan cumplir sus metas planteadas.

"Si el apoyo que ha tenido no se pierde, como hasta ahora, los resultados van a llegar. Es factible que el pueda clasificar a Tokio 2020, sin embargo se debe dar la planificación adecuada y debe evolucionar en aspectos como resistencia y fuerza. Así, junto a su entrenador pueden tener margen de error para corregir y seguir por la senda correcta", admitió Chanto.

Por su parte, el analista y entrenador Sergio Molina sostuvo que lo ideal es tener una estructura adecuada con los entes del gobierno y la empresa privada para darle soporte a Castro en el futuro, junto a su entrenador, si se quiere llevar al joven por el camino correcto.

"Sin duda Juan Diego es un talento nato y se demostró que Costa Rica puede ubicar figuras estelares en el mundo del atletismo, como el caso de Nery Brenes. Sus marcas lo ubican a pasos agigantados en eventos de ciclo olímpico y con su tiempo de 1:49:76 tiene potencial para lograr el 1:45.08 para las olimpiadas de Tokio 2020", sentenció Molina.

El técnico recalcó que una buena preparación no se trata de ayudas mensuales, sino de tener un verdadero plan que a su criterio pueden rondar entre los $15.000 o $20.000 por temporada para afrontar los diferentes aspectos que conllevan ser un atleta de alto rendimiento.

"En Costa Rica hay entrenadores de calidad que pueden ayudarle a subir su rendimiento. Desde mi puntos de vista no se puede apresurar o presionar al atleta. Se debe llevar por el cause correcto y creo que Juan Diego estaría listo para el 2024, pues será un atleta más maduro", puntualizó Molina.