23 diciembre, 2015

Lo que el martes pareció una debilidad de Frijoles Tierniticos-Arroz Halcón-Roes, ayer fue la mejor arma para sostener a Juan Carlos Rojas en la cima de la Vuelta a Costa Rica. Su hermano César quedó cortado el martes y perdió poco más de un minuto. La duda era ver qué tanto podía responder en una jornada de tres premios de montaña.

Más allá de la fiel compañía de su hermano, en la jornada necesitarían también que el joven sub-23 Leandro Varela respondiera al reto de la defensa. Además, Varela tenía que descontar los 2:28 que el líder de la clasificación sub-23 Daniel Bonilla tiene por encima de él.

Por su parte, Bonilla (Nestlé Giant Courtyard) tenía que apoyar a Román Villalobos para sacar los tres segundos de desventaja con Rojas, y aunque la clasificación sub-23 es uno de sus retos en esta vuelta 2015, el título de la carrera estaba en juego y haría lo posible por apoyar a Román.

Por su parte, la estrategia del Coopenae Extralum Economy (CEE) no cambió un ápice en lo que venían mostrando en días pasados, subiendo gente a las fugas para después tratar de hacer escalera con Josué y uno o dos gregarios a su lado en la subida.

Paul Betancourt estuvo en la fuga que inició la subida al premio de la iglesia del Cangrejo y atacó en determinado momento a los tres corredores con los que venía.

Atrás, el grupo de favoritos poco a poco se fue depurando, pero como tenían pronosticado los Frijoles Tierniticos, pudieron rodear a Juan Carlos para apoyarlo en caso de alguna emboscada.

En algún momento, el CEE trató de organizar el ritmo y aunque soltaron a Joseph Chavarría y Diego Bonilla (NES), Juan Carlos seguía protegido. Hubo un momento en que César flaqueó, pero en el último premio de montaña, el famoso cerro de la Muerte, el hermano menor regresó para nunca volver a dejar a Juan Carlos solo.

Los Rojas se sostuvieron en la bajada con varias curvas peligrosas y humedad en el ambiente. El terreno de descenso no le dio a Josué González, líder del CEE, ninguna ventaja posible y Villalobos no tuvo tampoco cómo hacer diferencia en la línea de llegada pues a su reacción César respondió para quedarse con la victoria de etapa. Los tres segundos entre el líder y sublíder aún parecen un abismo.