28 octubre, 2012

Detroit, Michigan (AP). Con una ejecución sistemática, propia de un equipo marcado por el destino, los Gigantes de Francisco se coronaron campeones de la Serie Mundial por segunda vez en tres años al vencer esta noche 4-3 a los Tigres de Detroit.

San Francisco completó la barrida de cuatro juegos gracias a un sencillo remolcador de Marco Scutaro con dos “outs” en la parte alta de la décima entrada ante Phil Coke.

Frente a un rival que se resistió a sufrir, los Gigantes no tuvieron piedad para celebrar en la casa de los Tigres.

Miguel Cabrera, el artillero de Detroit que ganó la Triple Corona, dejó pasar un “strike” cantado ante Sergio Romo, para poner fin al Clásico de Otoño.

Los jonrones de Cabrera y Delmon Young fueron insuficientes para el ataque de los Tigres, que dio señales de vida tras sufrir dos blanqueadas consecutivas.