Este éxito de los franceses es solo comparable a la plata olímpica de Sídney 2000.

 13 septiembre, 2014

Madrid

El pívot lituano Jonas Valanciunas (centro), trata de encestar antes el acoso del pívot francés Joffrey Lauvergne (izq.), durante el partido por el tercer y cuarto puesto del Mundial de Baloncesto.
El pívot lituano Jonas Valanciunas (centro), trata de encestar antes el acoso del pívot francés Joffrey Lauvergne (izq.), durante el partido por el tercer y cuarto puesto del Mundial de Baloncesto.

Francia se adjudicó la medalla de bronce en el Mundial de España tras imponerse este sábado a Lituania por 95-93, en lo que es el mejor resultado del baloncesto galo de toda su historia en esta competición.

Este éxito de los franceses es solo comparable a la plata olímpica de Sídney 2000 y al oro en el Eurobasket de Eslovenia 2013, con el mérito además de hacerlo sin algunas de sus estrellas, como el base Tony Parker o Joakim Noah.

Pese a jugar este partido solo 16 horas después de haber perdido la semifinal contra Serbia, los franceses demostraron más ganas de lograr una medalla histórica, ante un rival que ya había logrado el bronce hace cuatro años en Turquía.

Francia dominó siempre en el marcador hasta el descanso, aunque nunca con ventajas superiores a los cinco puntos, y Lituania se colocó por delante en el tercer cuarto gracias a los triples y al trabajo en la pintura de Jonas Valanciunas, llegando a mandar de ocho (62-54, 27').

El mérito de los franceses fue no perder la fe y desde la defensa ir remontando poco a poco hasta llegar igualados a 80 falta de 1:30 para el final, tiempo en el que los galos supieron jugar con cabeza y llevarse el triunfo desde la linea de tiros libres.

Los máximos anotadores fueron Nicolas Batum, con 27 puntos, por el bando francés, y Jonas Valanciunas con los lituanos, con 25.