El corredor galo concluyó la etapa bajo la lluvia tras emprender una larga escapada

 13 julio, 2014

Gerardmer, Francia. AFP. Blel Kadri (AG2R La Mondiale) se impuso en solitario en la octava etapa del Tour, logrando la primera victoria para Francia en la meta de Gérardmer en esta edición del 2014.

El campeón de Italia Vincenzo Nibali (Astana), que terminó tres segundos después del español Alberto Contador, conservó el maillot amarillo de líder de la general, después de una etapa de mediana montaña que anuncia la batalla por venir entre estos dos favoritos.

“Lo intenté para ver, tenía buenas sensaciones y era la primera jornada de montaña, había que ver cómo se sentía cada uno”, explicó Contador.

“Esperaba un ataque de Alberto y traté de responder de la mejor forma posible. Me pegué a su rueda. No quería ceder ni un metro. Al final el embaló. Tres segundos no es algo significativo”, afirmó, por su parte, el siciliano.

La carrera de ayer fue pasada por lluvia. De acuerdo con Blel Kadri, con su victoria se cumplió el objetivo del equipo de ganar una etapa. | AP
La carrera de ayer fue pasada por lluvia. De acuerdo con Blel Kadri, con su victoria se cumplió el objetivo del equipo de ganar una etapa. | AP

Kadri se impuso por dos minutos y 17 segundos de ventaja a Contador, segundo del día, y al italiano Nibali, tercero, tras resistir hasta casi el final las aceleraciones del madrileño en el último puerto.

El ciclista de Toulouse concluyó de gran manera la etapa bajo la lluvia tras una larga escapada.

“Fue una cosa de locos. Intenté imitar lo que hizo Christophe Riblon (ganador de etapas en 2010 y 2013) en el pasado”, comentó el galo de 27 años.

"El objetivo prioritario del equipo era ganar una etapa, por lo que lo hemos cumplido”, agregó Kadri, quien, de paso, se enfundó la casaca blanca con puntos rojos para el mejor escalador.

Kadri logró meterse una fuga lanzada por su compatriota Sylvain Chavanel en la primera media hora de carrera.

En el inicio de una etapa rapidísima, Chavanel insistió para partir junto con su excompañero de equipo Niki Terpstra, ganador de la última París-Roubaix. El dúo de punta recibió en el kilómetro 42 el refuerzo de Kadri, de otro francés (Adrien Petit) y del ciclista más joven del Tour , el británico Simon Yates.

El pelotón dejó partir a ese grupo hasta darle 11 minutos de ventaja a 50 kilómetros de la meta.

El francés conservó una ventaja de cuatro minutos y 36 segundos sobre el pelotón antes de abordar al puerto de la Grosse Pierre. Contador atacó en el último kilómetro.

Nibali, sin despegarse de su sillín, logró mantener contacto con el madrileño, hasta que a 100 metros de la meta lo dejó ir, para regalarle apenas tres segundos, en un aperitivo del duelo que se verá más profundamente mañana, en una etapa realmente de montaña.

Antes de la novena etapa entre Gérardmer y Mulhouse (170 kilómetros), Nibali tiene dos minutos y 34 segundos de ventaja sobre Contador, sexto de la general.