Las ferreteras Karen Cope y Natalia Alfaro son las bicampeonas nacionales

Por: Fiorella Masís 19 abril, 2015
Diego Alpízar (izq.) logra romper el bloqueo de Richard Smith (der.) durante la final de hombres del voleibol nacional.
Diego Alpízar (izq.) logra romper el bloqueo de Richard Smith (der.) durante la final de hombres del voleibol nacional.

Ferretería Brenes Lanco en femenino, y Balto 1 en masculino, se confirmaron como los monarcas del voleibol de playa, que este domingo llegó a su final.

Karen Cope y Natalia Alfaro son las bicampeonas nacionales tras mantenerse invictas durante las siete fechas del campeonato que inició en febrero.

Las ferreteras llegaron sembradas a la última jornada y se enfrentaron a Marianela Alfaro y Mariela Quesada (Taller Industrial Villegas Belén) y ganaron con dos parciales de 21-15.

"Mariela y Marianela son jugadoras muy experimentadas, con ellas hay que modificar mucho el juego, Marianela tiene unos toques muy buenos entonces había que aprender a ajustar y correr los toques para poder asegurarse el cambio, al principio nos costó mucho, fue ahí cuando se nos fueron arriba, pero cambiamos el juego y remontamos", explicó Cope en un comunicado de prensa.

En masculino, la pareja conformada por Julio Álvarez y Diego Alpízar, de Balto 1, derrotó a Bryan Monge y Richard Smith de Clínica Visualiza con marcador de 21-18 y 25-23, reflejo de un partido sumamente reñido.

"Desde que uno se da cuenta del equipo que tiene que enfrentar al siguiente día (Clínica Visualiza) debe plantear muy bien la estrategia, conozco a Bryan desde que estábamos en el colegio y jugamos juntos en voleibol sala, hoy nos salió excelente lo que planeamos y no nos desconcentramos en ningún momento, eso es un factor que en otras ocasiones nos había afectado, cuando nos hacían un punto no bajamos los brazos", comentó Álvarez de 24 años.

El encuentro sufrió un contratiempo de cinco minutos en el segundo set, al ser suspendio por una contractura que sufrió Richard Smith.

"Fue un partido sumamente parejo, creo que nuestra ventaja fue la motivación, dejamos el alma en la cancha y eso fue lo que nos ayudó para lograr nuestro objetivo", agregó Alpízar.