Cada organización presenta un plan para su competencia y la Fecoa es la encargada de dar o no el aval

Por: Fiorella Masís 21 noviembre, 2016
Javier Fernández y Mónica Vargas ganaron la Carrera del Odontólogo. Fotos: Albert Marín
Javier Fernández y Mónica Vargas ganaron la Carrera del Odontólogo. Fotos: Albert Marín

En la Federación Costarricense de Atletismo (Fecoa) reconocen que no existe un protocolo de emergencia para las carreras que avalan; sin embargo, afirman que cada organización debe presentar su plan para atender incidentes que se produzcan con algún corredor.

Gustavo Álvarez, vicepresidente de la Fecoa, comentó a La Nación que el dispositivo se adecúa para cada competencia en particular, el cual depende de la distancia de la prueba y la cantidad de personas.

Es decir, la Federación no da una pauta a seguir en la que se deba cumplir cierta cantidad de requisitos.

"Las personas encargadas de cada carrera proponen el plan de emergencia y nosotros (Fecoa) verificamos que esté bien", dijo Álvarez.

Ese plan incluye conocer los dispositivos de seguridad en caso de emergencias. "Por ejemplo, cómo enfrentar las salidas, las ambulancias, nombre del proveedor, y otros", añadió.

El mismo federativo admitió que establecer un protocolo es una de las mejoras que deben implementar.

"No existe un plan con cada punto por cumplir; estamos conscientes que se puede mejorar. Se revisará que las cosas se hagan de buena manera y no estaría de más un poco de coordinación con el Ministerio de Salud y otras ogranizaciones", agregó Álvarez.

La muerte del exfutbolista Gabriel Badilla, quien falleció el domingo mientras disputaba la competencia Lindora Run, volvió a encender las alarmas sobre los procedimientos en caso de emergencia durante una carrera atlética.

Badilla se desvaneció a unos 200 metros de llegar a la meta.

Gustavo Álvarez aseguró que en esa competencia se acordó la disponibilidad de tres unidades de socorro. Los organizadores contrataron a la empresa Ambulancias Salas.

"La Fecoa no exige un número específico de ambulancias, usualmente se maneja una al principio, otra en ruta y otra al final, pero depende de cada carrera", señaló Álvarez.

Durante el desarrollo de cada carrera que tiene aval, la Fecoa cuenta con visores y comisarios, quienes deben verificar que todo transcurra de acuerdo al plan presentado días atrás.

"Ellos presentarán un informe de este evento en tres o cuatro días. En este caso específico, le vamos a pedir al visor que presente un informe muy detallado de todo lo que tenía la carrera, y además, se le pedirá una explicación a la organización de la carrera para ver si cumplieron con todos los requisitos", comentó Álvarez.

Aval sin permiso de salud. En la Federación de Atletismo insisten en que nunca ha sido requisito el permiso por parte del Ministerio de Salud.

"El decreto que regula los permisos de salud para actividades masivas no contempla una carrera, se habla de cuestiones cerradas, aglomeración o hacinamiento, y eso no es una carrera", expresó Álvarez.

Sin embargo, el Ministerio de Salud aseguró el domingo, mediante su cuenta de Facebook, que sí es un requerimiento, esto de acuerdo al decreto ejecutivo 28643-S-MOPT-SP.

El mismo detalla que el Comité Asesor Técnico en Concentraciones Masivas se crea con "el fin primordial de velar porque las concentraciones masivas se realicen bajo las medidas que en materia de salud y seguridad, indica la legislación vigente".

Aunque en la Fecoa aducen que solo se trata de actividades cerradas, el artículo 5 también contempla las abiertas.

"Para los efectos del presente decreto se entenderá por concentración masiva todo evento temporal que reúna extraordinariamente a una cantidad de personas, bajo condiciones de aglomeración o hacinamiento, en espacios físicos abiertos o cerrados que por sus características de sitio, estructurales y no estructurales, suponen o hacen suponer un escenario de riesgo o de amenaza que obligan a medidas preventivas de control de uso del espacio y de la conducta humana".