Organización lucha por conseguir dinero y poder traer equipos extranjeros a la carrera

Por: Juan José Herrera Ch. 17 julio, 2014

La falta de patrocinadores no detendrá la realización de la edición 31 de la Vuelta a Higuito, pero sí amenaza con restarle brillo.

A poco más de un mes para que se dé el banderazo de salida, la tradicional prueba de ciclismo de ruta lucha por conseguir el dinero necesario para alimentar a su pelotón con algunas piernas extranjeras, un plus que siempre la adornó en los años anteriores.

Glauco Pinto, organizador de la competencia, reconoció que a este momento esa es su gran preocupación, reunir los ¢12 millones con los que se garantizaría la participación de Colombia y quizás hasta México en la competencia.

“A estas alturas felizmente podemos decir que tenemos toda la logística lista, pero no así los equipos. No contamos con los recursos para garantizar la participación extranjera que siempre ha caracterizado y nos gusta tener en una Vuelta a Higuito”, explicó Pinto.

El colombiano Carlos Alberto Ospina fue el ganador de la edición del 2012 de la Vuelta a Higuito, la última vez que se corrió. | MEYLIN AGUILERA
El colombiano Carlos Alberto Ospina fue el ganador de la edición del 2012 de la Vuelta a Higuito, la última vez que se corrió. | MEYLIN AGUILERA

El también presidente de la Asociación Deportiva Higuito, explicó que la exitosa participación de la Selección Nacional en el Mundial de Brasil se trajo abajo prácticamente todas sus posibilidades de patrocinios, pues las empresas tuvieron que redoblar o triplicar esfuerzos para poder seguir vigentes durante la Copa del Mundo.

“Yo soy un gran fiebre del fútbol y le aseguro que celebré como cualquier tico esa participación de la Sele , pero para la Vuelta a Higuito fue desastroso. Todas las empresas nos dijeron que comprometieron demasiado sus presupuestos y que ya no había para la Vuelta, eso nos dejó manos arriba”, dijo Pinto.

Según el organizador, por ejemplo, la compañía Claro Costa Rica tenía todo listo para acuerpar la traída del Claro Colombia, el equipo colombiano que adornaría esta edición 31, pero de última hora dio marcha atrás.

“Lo mismo pasó con otras, pero estamos en la lucha, yo no voy a dejar que esta carrera se pierda. Ahorita puedo decir que estamos intentando traer otras marcas, pero vamos a ver”, finalizó.

El Mundial también obligó al traslado de la carrera de julio hacia agosto, un segundo cambio pues antes se corría en noviembre.