Una de las grandes leyendas del baloncesto costarricense, que incluso jugó con los famosos Trotamundos de Harlem de Estados Unidos, murió el miércoles en Santiago de Chile donde residía

Por: Juan Diego Villarreal 1 junio
Eddy Bermúdez radicó en Chile desde su retiro del baloncesto y siempre añoró regresar a su natal Puerto Limón.
Eddy Bermúdez radicó en Chile desde su retiro del baloncesto y siempre añoró regresar a su natal Puerto Limón.

Su visión de juego y su magia bajo del aro lo hacían un adelantado a su época.

Alejo Eduardo Eddy Bermúdez Coward, considerado por muchos como el mejor basquetbolista costarricense, murió el miércoles a los 83 años de edad en Santiago de Chile.

Su destreza con el balón lo llevaron a jugar con el más afamado equipo de baloncesto del planeta, Los trotamundos de Harlem, Estados Unidos, en 1957, 1959 y 1961.

Por la habilidad que desde muy joven demostró en el rectángulo le bautizaron como El Malabarista en nuestro país; más tarde, en Panamá fue conocido como "la Maravilla negra"; en Chile, donde desarrolló la mayor parte de su carrera , "Manos brujas"; y en Argentina, sencillamente "el Maestro".

Eddy Bermúdez nació el 17 de julio de 1933 en Puerto Limón y desde muy joven demostró su enorme talento para el baloncesto.

Con 18 años y mientras vivía en Barrio México, San José, pues cursaba sus estudios secundarios en el Liceo de Costa Rica, debutó en el equipo La Libertad (1951) y un año después en la Gimnástica Española (1952). Posteriormente, actúo con la Universidad de Costa Rica, Fuerza Pública y Agencia Aliadas en Costa Rica.

Sus grandes actuaciones lo llevan a Panamá, donde forma parte de los quintetos Cigarrillos, Marlboro, Medio Millón, y Guardia Nacional. En 1963, se marcha a Chile donde su carrera toma un rol estelar al formar parte de Palestinos, Universidad Técnica, Valdivia Árabe Concepción y Riel.

Se retiró profesionalmente en 1967, sin embargo, actúo por última vez en un torneo provincial en Argentina que ganó con el conjunto de Perito Moreno, en 1978, según estadísticas del periodista Rodrigo Calvo.

En su carrera alcanzó seis campeonatos seguidos en la primera división de nuestro país con Fuerza Pública (dos) y Agencias Aliadas (cuatro). Además, alcanzó dos títulos con Medio Millón y dos más con Guardia Nacional de Panamá, así como un torneo nacional universitario con la Universidad Técnica, en Chile.

Formó parte de la Selección Nacional entre 1951 y 1960, disputando torneos centroamericanos en Guatemala, El Salvador, Honduras y Costa Rica (ocupó el segundo lugar, en 1959), así como en el Centroamericano y del Caribe de Caracas, Venezuela. Sólo se ausentó de la edición de 1958, en Nicaragua, por un castigo de seis meses al viajar sin permiso a una gira a México con el club panameño Marlboro.

Una vez retirado del baloncesto se desempeñó en Santiago de Chile como empresario al mando en distintas épocas de una firma fabricante de pisos, marcadores electrónicos, tableros de fibra de vidrio, aros y todo lo relativo al equipamiento de gimnasios.

Como distinción por sus logros en el rectángulo el gimnasio deportivo de Limón, en barrio Roosevelt, fue bautizado con su nombre en mayo de 1978, y el 18 de diciembre del 2003 ingresó a la Galería Costarricense del Deporte.

En una entrevista hace 16 años para el diario La Nación, Bermúdez expresó su deseo de volver algún día a la tierra que lo vio nacer.

"Si regreso a Limón, mi pueblo, no creo que pueda ser tan feliz. Ahí está todo mi amor. Quiero que mis cenizas se rieguen por el malecón de Puerto Limón, Portete o río Moín. Es mi sueño. Aún tengo ganas de hacer cosas. No sé cuáles pueden ser los últimos deseos de mi vida. Creo que me voy a morir soñando", puntualizó entonces la gloria del baloncesto.

Etiquetado como: