A Unzué le agrada que el costarricense sea la revelación del Giro de Italia

Por: Fanny Tayver Marín 31 mayo, 2015
Rubén Fernández y Giovanni Visconti arroparon a Andrey Amador, mientras los hombres del Astana sufrían.
Rubén Fernández y Giovanni Visconti arroparon a Andrey Amador, mientras los hombres del Astana sufrían.

El Giro de Italia que acabó este domingo y Costa Rica nunca lo olvidará por ese histórico cuarto lugar de Andrey Amador en la clasificación general, también le dejó una grata impresión al mánager de Movistar Team, Eusebio Unzué.

Años atrás, el jefe de Andrey decía que el tico no podía imaginar todo el potencial que tenía y que estaba en una etapa de descubrirse.

En su sétima temporada como profesional y con ese cuarto lugar en la tabla acumulada y, sin ser un escalador nato, el ídolo tico demostró que Unzué tenía razón.

"Poco a poco fuimos descubriendo que Andrey podía jugar esa baza de la general. Hizo una buena crono que le sirvió para llegar a la alta montaña muy bien situado y con el mejor estado de ánimo, y prácticamente todos los días salvó con los mejores, o muy cerca de ellos, hasta este fin de semana. Ha confirmado su madurez, la experiencia que ya tiene, y en este Giro nos ha permitido seguir 'enchufados' en todo momento, soñando incluso con el podio", analizó Eusebio Unzué en la página web de Movistar Team.

Sobre la carrera, dijo que fue una de las más emocionantes.

"Creo que quienes han tenido el privilegio de seguir por televisión todo este Giro han podido ver una gran película en cada etapa. No había día sin su porcentaje de emoción; siempre tuvimos situaciones de interés".

Movistar Team llegó a este Giro con un equipo conformado para buscar etapas y fugas, pero la escuadra telefónica logró más.

Los 'azules' conquistaron una fracción con Beñat Intxausti, en Campitello Matese; también se apoderaron de la 'maglia azzurra' (camisa azul) con Giovanni Visconti, como campeón de la montaña y, por si fuera poco, también contaron con la gran revelación de la carrera: un Andrey Amador que demostró que es polifuncional y que así a como es la mano derecha de Nairo Quintana, también tiene luz propia para brillar en el plano personal.

"Yo destacaría el muy buen comportamiento del equipo en líneas generales durante toda la carrera. Acudíamos con opciones abiertas para todos, la voluntad de conseguir etapas y Beñat e Ion (Izagirre) como referencias para la clasificación general. Por las razones que ya conocemos, ni uno ni otro pudieron buscar ese primer objetivo, pero a cambio, la carrera nos otorgó los demás", valoró Unzué.

Y añadió: "En todas las fugas 'serias' siempre hemos estado representados -Jesús Herrada, un Rubén Fernández que ha dejado detalles de muchísima calidad-; los jóvenes han crecido y los más veteranos se han consolidado; Intxausti logró esa victoria de etapa que nos daba tranquilidad; y Visconti ha realizado un gran Giro y se lleva como premio la montaña, que se jugó hasta la última llegada y tiene aún más mérito por haberla conseguido ante todo un Mikel Landa".

El único lamento de Unzué es que Juanjo Lobato sufriera esa caída del viernes, que lo envió a casa con fractura de clavícula.

Sobre el resultado final, Unzué destacó "la enorme inteligencia con la que Alberto (Contador) ha manejado estratégicamente la carrera, en un Giro con muchas circunstancias, donde entre todos los favoritos iniciales sólo (Fabio) Aru se mantuvo en pie hasta el último momento".

"Y como suele suceder en cada 'gran vuelta', han aparecido jóvenes con los que en principio no se contaba, lo que se aplica tanto a Andrey como al propio Mikel. Con la contundencia con la que Alberto dominó la contrarreloj, sus rivales han corrido para intentar conseguir el segundo puesto".

Si se analiza objetivamente el desempeño de Movistar Team en este Giro, el resultado es muy bueno y obtuvieron el protagonismo que todo equipo de ciclismo siempre busca en una carrera.