Al líder de esta escuadra lo penalizaron con 2 minutos y 200 francos suizos por recibir asistencia irregular de un ciclista de otro equipo

Por: Fanny Tayver Marín 19 mayo, 2015
Después de cambiarle la rueda, Simon Clarke también empujó a Richie Porte.
Después de cambiarle la rueda, Simon Clarke también empujó a Richie Porte.

Después de que en el SKY mostraban con orgullo las imágenes del australiano Simon Clarke (Orica GreenEDGE) ayudando a Richie Porte en un momento de crisis durante la décima etapa de la 'Corsa Rosa', al equipo le cayó un balde de agua helada encima, al conocer la sanción que se le aplicó a ambos corredores por "asistencia no reglamentaria a un corredor de otro equipo".

Según la norma 12.1.040, apartado 8.2, del Reglamento del Deporte Ciclista, la asistencia no regulada a un corredor de otro equipo en vueltas por etapas se sanciona con 200 francos suizos (unos ¢115.000) y dos minutos de penalización en primera infracción, para ambos corredores.

Paradógicamente, las imágenes difundidas tanto por Porte como por SKY alertaron a los jueces de que se habían infringido las reglas.

A falta de 6 kilómetros para la meta, todo el SKY trataba de auxiliar a Richie Porte, quien pinchó, pero fue un rival en carrera, pero compañero en la Selección Nacional quien lo sacó momentáneamente de la emergencia.

Sin embargo, eso no está permitido, ya que en ese caso tenía que esperar a la asistencia neutral.

Molestia. A través de la página web del Team SKY, el manager general del equipo, Dave Brailsford dijo que se acataba la sanción, pero que la considera "muy dura" y añadió que "es una sanción muy severa".

"Obviamente es decepcionante que un gesto deportivo hecho en momento complicado lleve a una sanción tan dura. Según estaba la carrera ningún favorito estaba tratando de obtener una ventaja injusta", afirmó Brailsford en el comunicado del Team SKY.

Tras el incidente, Porte preliminarmente había cedido apenas 47 segundos con respecto al líder general, el español Alberto Contador (Tinkoff Saxo) y parecía un buen negocio, ya que esa avería pudo significar la pérdida de mucho tiempo.

Un par de horas después se confirmó la hipótesis que se barajaba desde que terminó la fracción, que ganó el italiano Nicola Boem (Bardiani CSF), con un tiempo de 4:26:16; porque el jurado penalizó tanto a Richie Porte como a Simon Clarke por asistencia irregular.

Movimientos. Con eso, Porte pasó al duodécimo puesto de la general, a 3:09 de Contador; mientras que el costarricense Andrey Amador (Movistar Team) ascendió un puesto y ahora es noveno en la tabla acumulada, siempre a 2:24.

En el SKY no tiran la toalla y Brailsford anuncia que: "Esto nos puede fortalecer. Nuestro objetivo en la salida era luchar por el triunfo. Tanto Richie como el resto del equipo están listos para el reto. Falta mucha carrera por delante".

Mañana se correrá la undécima etapa del Giro con 153 kilómetros entre Forli e Imola. Será un día de media montaña.