Miguel Cabrera es el principal candidato al premio gracias a la triple corona de bateo

Por: Johan Umaña V. 21 octubre, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

¿Un triple corona que no sea MVP? Impensable, pero posible este año.

Miguel Cabrera, de los Tigres de Detroit, fue el mejor en porcentaje de bateo, jonrones e impulsadas en la Liga Americana.

Por eso pasará a la historia como una leyenda, pero puede que no le alcance para ser el Jugador Más Valioso (MVP, en inglés) de este año.

La principal amenaza es el novato maravilla de los Ángeles, Mike Trout, y su impresionante WAR, estadística que mide el empuje que un beisbolista le da a su equipo.

Trout fue el número uno en WAR de las Mayores con 10.7, según ESPN.com, m uy por delante de Robinson Canó (8.2) y Miggy (6.9).

El WAR (Wins Above Replacement o, victorias sobre reemplazo) ha cobrado mucha relevancia recientemente y enfrenta a los aficionados más tradicionalistas con los amantes de los números.

Sobre todas las cosas, el beisbol es un deporte de pasión, tradición y estadística. De ahí que este debate cobre tanta relevancia.

Para los tradicionalistas, es impensable que un triple corona no sea MVP. Después de todo, nadie lo logró en los últimos 45 años. Para los más modernos, Trout merece el premio por ser el jugador que más representó para su equipo.

¿Qué es el WAR? Simple y complicado a la vez, el WAR cuantifica todas las acciones de un beisbolista, ya sea pitcher o jugador de posición, a fin de comparar objetivamente su valor y calidad.

Si un bateador pega un sencillo, eso podría valer media carrera y esa media carrera incide de determinada forma en el triunfo.

Para un pitcher se contabiliza, por ejemplo, que un ponche vale como que evitó un tercio de carrera.

De igual manera, un error para un paracortos tiene un valor negativo, así como poncharse.

De esa forma se van sumando y restando puntos que después se comparan con lo que, en promedio, produciría un jugador de reemplazo sacado de las ligas menores, quien devengaría el mínimo.

Así, el WAR es la cantidad de victorias que puede producir un beisbolista sobre lo que produciría un jugador que le reemplace.

Se puede decir que Trout produjo en la temporada, por sí mismo, 10.7 victorias más que lo que pudo haber producido un jardinero de reemplazo en caso de que el novato estrella se hubiera lesionado.

Aunque al final, puede que a Cabrera el MVP no le importe tanto como el hecho de que desde el miércoles jugará la Serie Mundial.